Las Provincias

Madrid, 20 jun (EFE).- La ampliación del tratamiento de la hepatitis C con los nuevos antivirales de acción directa a todos los grados de fibrosis y su impacto presupuestario es uno de los asuntos que abordarán mañana el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial de Salud.

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, presidirá la reunión del Consejo, el primero que se convoca desde que accediera al cargo y más de un año después de que se celebrara el anterior, con Alfonso Alonso como titular del Departamento.

La propuesta de universalizar el tratamiento, formulada por el Comité Técnico, fue aprobada en la Comisión Delegada el pasado 14 de junio, y la mayoría de comunidades consultadas por Efe tienen previsto apoyarla; de hecho, algunas ya lo han puesto en práctica.

Es el caso de la Comunidad Valenciana, que el pasado mes de marzo amplió los criterios de selección para el acceso al tratamiento antiviral de última generación a estadios iniciales de la enfermedad.

La decisión beneficia a entre 2.500 y 3.500 personas, según han indicado a Efe fuentes de la Consellería de Sanidad, que ha señalado que a fecha 31 de marzo, un total de 9.840 pacientes ya han sido tratados.

También Madrid está ofreciendo el tratamiento a pacientes con fibrosis F0 y F1 bajo indicación médica desde hace varios meses, han señalado fuentes de la Consejería de Sanidad.

Hasta el 15 de mayo se ha tratado a 15.910 pacientes y los F0 y F1 representan ya el 24 % de todos los que reciben tratamiento.

La sanidad pública catalana ha tratado a un total de 13.054 enfermos desde noviembre de 2014, según datos recabados por Efe de la Consellería de Salud, que mantiene este año una partida para tratar el mismo número de pacientes que el pasado año.

Aunque desde el País Vasco no se pronuncian sobre la universalización de los tratamientos, señalan que se seguirá trabajando para poder atender a todos los enfermos.

Un total de 4.062 afectados han sido tratados con los nuevos antivirales hasta el 12 de junio, de los que 3.444 han finalizado el tratamiento con un índice de curación del 95 %, según los datos facilitados a Efe por el Departamento vasco de Salud.

Galicia fue la primera comunidad en poner en marcha el Plan estratégico para el abordaje de la hepatitis C, el 1 de abril de 2015, pocos días después de su aprobación, y casi se cuadruplicó el número de tratamientos hasta llegar a los 4.188 dos años después.

La propuesta de extender los nuevos fármacos a todos los enfermos, de forma secuencial y durante dos años, partió de la Consejería de Sanidad de Castilla y León, según desveló recientemente su titular, Antonio Sáez, quien considera que el debate estará en la financiación.

En esta comunidad han accedido ya a los nuevos tratamientos 3.600 pacientes, que están en los niveles más avanzados de la enfermedad, y con la ampliación se llegaría a otros 2.000.

Castilla-La Mancha pedirá que el Ministerio financie la ampliación de los tratamientos que esta comunidad comenzará a poner en marcha tras el Consejo "siempre con criterios clínicos", aunque advierten desde la Consejería que no pueden seguir asumiendo nuevas prestaciones sin el presupuesto correspondiente.

La Consellería de Salud de Baleares es partidaria de la universalización del tratamiento pero con matices, es decir, "con criterios clínicos y planificación".

Desde que llegaron los fármacos de acción directa, en abril de 2015, se ha tratado a 1.583 pacientes en el archipiélago.

La posición de Extremadura sobre la propuesta está condicionada a la explicación detallada de cómo se va a hacer, ya que para esta comunidad supondrá 23 millones de euros. Hasta ahora, ha supuesto 26 millones de euros, que han computado como déficit.

Aragón asegura que siempre ha apostado por la universalización del tratamiento y la equidad entre las comunidades autónomas y desde la semana pasada está tratando a todos los enfermos, ya que empezó con los que se encuentran en fase 0 y 1 (aproximadamente unos 400 pacientes), en tanto que ya estaba tratando a más de 1.700 personas en fase 2, 3 y 4.

Un total de 1.985 pacientes reciben tratamiento en Murcia, según fuentes de la administración regional, en tanto que en Navarra se ha tratado a 871 enfermos desde octubre de 2014 hasta el 1 de mayo de este año. Ambas comunidades apoyan la universalización.

En La Rioja, según la Consejería de Salud, se atiende a todos los pacientes en función de un criterio exclusivamente médico y hasta el 31 de mayo 864 personas han sido tratadas.