Las Provincias

València, 20 jun (EFE).- El grupo socialista en Les Corts ha propuesto que el banco público de ADN de la Comunitat Valencina recoja muestras de familias de bebés robados "para facilitar su investigación de identificación".

La portavoz de Memoria Histórica en Les Corts, Mercedes Caballero, ha solicitado además la elaboración de un censo al que deban aportar datos de nacimientos, fallecimientos y adopciones instituciones tanto públicas como privadas.

Asimismo, ha reclamado una dotación anual por parte del Consell "para sufragar posibles aperturas de enterramientos derivadas de estos procedimientos", según un comunicado de la formación.

El PSPV ha propuesto al resto de grupos una enmienda conjunta a la Ley de Memoria Democrática -actualmente en fase de enmiendas parlamentarias-.

En la enmienda quiere incluir que el Banco de ADN ya previsto en el artículo 12.3 "permita también recoger muestras de los afectados por el robo de bebés o con indicios, tanto en el caso de las madres biológicas como de personas adoptadas, procurando la debida coordinación con otros bancos nacionales o autonómicos que permitan facilitar y acelerar la investigación e identificación".

Caballero ha recordado que hasta ahora el principal problema al que se enfrentaban las familias era "la incapacidad para que la Justicia reabriera sus casos, al no disponer de los datos necesarios".

Ha insistido en que es "necesario acabar con una auténtica 'pescadilla que se muerde la cola' ya que, al no existir procedimientos judiciales por falta de datos, las pruebas de ADN no son sufragadas por la administración y, en consecuencia, las familias no pueden aportar nuevas pruebas".

Junto a la necesidad de "poner a disposición de las familias con sospechas e indicios de bebés robados el banco de ADN", los socialistas han anunciado que ofrecerán al resto de grupos parlamentarios "un acuerdo para que el Instituto Valenciano de la Memoria Democrática elabore un censo".

Para esto último, piden colaboración a todas las instituciones públicas y privadas y que permita esclarecer los casos de adopción irregular e identificar a las madres biológicas que no hubieran dado su consentimiento para las adopciones.

"Estamos ante uno de los capítulos más tristes, dramáticos y silenciados de nuestra historia reciente", ha asegurado la diputada socialista.

Según ha dicho, "desde el año 1940 hasta 1990 más de 300.000 niños fueron separados de forma irregular de sus familias biológicas y dados por muertos para posteriormente venderlos a otras familias con la complicidad de médicos, matronas, responsables eclesiásticos e incluso de la administración".

Ha pedido "colaboración para que aquellas entidades que custodien archivos, expedientes o historiales médicos que se produjeran en la Comunitat, especialmente los vinculados a mujeres encarceladas con menores a su cargo o embarazadas durante la Dictadura, puedan unificarse y ponerse a disposición de las familias interesadas o con sospechas de prácticas irregulares".

Caballero ha instado al Consell a que facilite "justicia y pruebas de ADN gratuitas para las familias con sospechas fundamentadas, puesto que las víctimas de estas tropelías siguen demandando ayuda de los poderes públicos para conocer su historia, pero lamentablemente hasta ahora siempre se han encontrado con el silencio de la administración".

Ha introducido también vía enmiendas la posibilidad de que "en el caso de que, en el proceso de esclarecimiento sea necesaria la apertura de algún enterramiento, desde el Consell se disponga anualmente de un plan de trabajo y de financiación para asumir los costes de dichos procesos".

"Es preciso conocer toda la verdad sobre esta trama porque sin verdad no hay reparación", ha concluido Mercedes Caballero.