Las Provincias

Elche , 20 jun .- El Plan Especial de Protección del Palmeral, que se incluirá en la nueva Ley del Palmeral de Elche -la actual data de 1986-, plantea la posibilidad de trasladar en un futuro aquellos colegios ubicados en el palmeral histórico para recuperar los huertos tradicionales que dejaron de existir, pero que están documentados.

Así lo ha destacado el alcalde de Elche, el socialista Carlos González, en declaraciones a los periodistas con motivo de la celebración de la sesión pública del Patronato del Palmeral, que ha estado presidida por el conseller de Cultura, Vicent Marzà, en calidad de presidente, y en la que se ha presentado el borrador de la nueva Ley del Palmeral.

González ha dejado claro que la intención de que el Palmeral -declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000- pueda "recuperar espacio y crecer en superficie y ejemplares", es un objetivo a largo plazo, ya que el Plan Especial de Protección "será de largo recorrido".

Para ello, ha matizado, antes se deberá garantizar el cambio de ubicación de los centros educativos para poder recuperar los huertos tradicionales, y ha puesto como ejemplo a los colegios Hispanidad y Reyes Católicos.

El alcalde ha afirmado que el borrador de la nueva Ley, "eleva a la máxima intensidad el grado de protección del Palmeral histórico y establece una regulación precisa de los usos, así como el aprovechamiento del resto del Palmeral".

Ha asegurado que, con esta normativa, se pretende "blindar jurídicamente el Palmeral de Elche frente a la amenaza urbanística que históricamente se ha cernido sobre nuestros huertos de palmeras" y con ello "garantizar la pervivencia futura para legarlo a generaciones venideras".

Por su parte, el conseller Vicent Marzá ha destacado que esta nueva legislación pretende "adaptarse" a la nueva realidad del Palmeral, y con ello "darle mayor protección a un bien especialmente relevante para los valencianos, además de una gestión más transparente y eficiente".

Asimismo, ha dejado claro que tendrán en cuenta el borrador de esta ley, que elevarán a Les Corts Valencianes para su debate.

"La voluntad y firmeza de la Generalitat está en que el Palmeral sea protegido y se ponga en valor", ha añadido.

La nueva Ley no sólo protegerá la palmera datilera sino huertos de palmeras, sistemas de riego, cultivos asociados, red de caminos tradicionales, palmeras aisladas o singulares, construcciones tradicionales, el oficio de palmerero y la artesanía de la palma blanca.

Junto a ello, se crea un Registro del Palmeral donde se inscribirán, identificarán y localizarán los bienes objeto de tutela y quedan declarados Bien de Interés Cultural (BIC) el Palmeral, el oficio de Palmerero y la artesanía de la palma blanca.

El documento dota de mayor autonomía de gestión a la Junta Gestora, establece un compromiso de financiación por parte de la Generalitat y el Ayuntamiento, y aporta más transparencia y participación en el funcionamiento del Patronato.

Además, la Junta Gestora tendrá potestad sancionadora. En este sentido, se crea el Servicio de Inspección del Palmeral que tendrá la consideración de agente de la autoridad para poder sancionar.

Por otra parte, en la zona declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y el núcleo urbano se permitirá el uso agrícola ganadero, social, cultural y ambiental, pero no se podrán construir nuevas viviendas o colegios.

En el resto del Palmeral (área de tutela periférica y área de tutela rural), los usos permitidos serán residencial, hotelero o alojamiento turístico.

Durante la sesión del Patronato celebrado en el salón de Plenos del ayuntamiento se ha hecho un balance de la situación actual de las plagas que afectan al Palmeral.

En este sentido, se ha producido una reducción "importante" del picudo rojo tras la estrategia llevada a cabo a nivel municipal desde el inicio de la legislatura, "con el apoyo e implicación política del Consell".