Las Provincias

València, 20 jun (EFE).- La consellera de Agricultura y Medio Ambiente, Elena Cebrián, ha considerado hoy que en los dos años de gestión en este departamento se han alcanzado "muchos logros, aunque quizá no todos" los propuestos, pero todavía quedan "minas que desactivar, desperfectos que arreglar y cuentas que poner en orden".

Durante su intervención en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea, la consellera ha reivindicado que han sentado las bases, han "parado inercias" y están ordenando el marco normativo y estratégico para la recuperación de la agricultura valenciana y la transición ecológica de la economía.

Cebrián ha afirmado que es "crucial" impulsar una política de residuos "integral e innovadora", con más capacidad de concienciar y educar, e introducir los principios de la economía circular.

En ese ámbito, ha destacado que han solucionado casos judicializados, como los lixiviados de la Murada; han recompuesto la estructura y organización de los consorcios; han avanzado en el nuevo Plan Integral de Residuos de la Comunitat, y han iniciado un plan de sellado de antiguos vertederos.

Cebrián ha alertado del "alarmante" estado ambiental del Mediterráneo, un mar que "tiene fiebre", donde "la temperatura es el síntoma y la enfermedad que lo causa es el cambio climático", algo de lo que hay que concienciar, pero huyendo tanto del negacionismo pero como del negativismo.

Respecto a la gestión del agua, ha reivindicado que han cambiado el discurso "del conflicto al consenso" después de años en que el agua se utilizó como "arma arrojadiza", y ha pedido reactivar el marco negociador de un pacto nacional del agua, y una mayor capacidad de decisión por parte de las comunidades autónomas.

Además, ha afirmado que exigirán al Ministerio que acabe las inversiones que tiene pendientes en la Comunitat, así como una nueva gobernanza en las decisiones sobre política hídrica, para no ser "meros espectadores de lo que se decida en Madrid y en las Confederaciones".

En agricultura, ha abogado por dar "un nuevo impulso" al sector, y por ello se va a rediseñar el modelo de agricultura valenciana, de forma que supere "complejos, resistencias internas y trabas estructurales" en un momento "de inflexión" que constituye "una gran oportunidad" para la agricultura valenciana.

En ese modelo, ha explicado, la agricultura debería formar parte de un sistema agroalimentario más interconectado y equilibrado, tener más jóvenes y profesionales, adoptar nuevas tecnologías y soluciones alternativas, y ser capaz de producir de manera más respetuosa con los recursos naturales de los que depende.

Preguntada por las elecciones en el campo, que no se celebran desde 1978, la consellera ha indicado que el año que viene está previsto que se empiecen a organizar, aunque "no es sencillo" y "es costoso" en términos económicos.

La consellera ha señalado asimismo que han iniciado un modelo de gestión forestal sostenible, enfocado a recuperar y potenciar la función protectora de unos bosques que ejercen un papel fundamental en la protección contra la erosión, en la captación de agua y en la regulación de nuestro clima, además de ser "sumidero de CO2".