Las Provincias

Castellón, 20 jun (EFE).- El pleno de la Diputación de Castellón ha aprobado hoy, con los votos del PP, Compromís y Ciudadanos, una moción para instar a la Unión Europea y a los gobiernos central y valenciano a que inviertan más para combatir el envejecimiento y la despoblación en las zonas rurales de esta provincia.

El objetivo de la institución provincial es que las tres Administraciones apliquen una "discriminación positiva", dotando de más recursos y mayor capacidad administrativa a los gobiernos provinciales, "que son los que están actuando de forma más eficiente contra este grave problema", han señalado fuentes del organismo en un comunicado.

La Diputación ha impulsado esta legislatura un programa específico, Repoblem, que incluye medidas para mejorar los servicios y las oportunidades de trabajo en las zonas rurales más desfavorecidas para evitar así la fuga de habitantes.

"Lo que le solicitamos a la UE, el Gobierno y la Generalitat es que muestren una especial sensibilidad ante esta problemática y doten a los gobiernos provinciales de más recursos y mejor capacidad administrativa para poder actuar de forma eficiente contra la despoblación rural", ha explicado el portavoz provincial, Vicent Sales.

Castellón es una provincia "singular" que sufre especialmente este problema, "ya que el 80 % de la población reside en el 20 % del territorio, en la zona de costa, y sólo el 20 % de la población vive en los pueblos de interior", han recordado.

Además, el 86 % de los pueblos tiene menos de 5.000 habitantes y diecinueve de ellos, menos de 100.

En uno de cada cuatro pueblos no nace un niño desde hace más de un año y 49 municipios tienen una densidad menor a diez habitantes por kilómetro cuadrado, cifra muy inferior a la media española y valenciana.

Sales ha destacado la necesidad de garantizar a esta población dos cuestiones básicas como son empleo y servicios y ha avanzado que la Diputación seguirá desarrollando el programa Repoblem, "una apuesta a largo plazo que ya está dando sus frutos, permitiendo que decenas de familias se queden a vivir en nuestros pueblos, acercando servicios, igualando oportunidades y fomentando iniciativas emprendedoras que apuestan por el mundo rural".

Por otra parte, el pleno ha aprobado por unanimidad la solicitud al Gobierno para que consigne un presupuesto de 22,1 millones de euros con los que acometer las infraestructuras necesarias para garantizar los recursos hídricos en la comarca de Els Ports.

La Diputación también ha ratificado pedir a la Generalitat que compense su discriminación inversora hacia Castellón "con los 851 millones de euros que recibirá este año de más del Gobierno de España".

La petición se apoya en el hecho de que los nuevos Presupuestos Generales del Estado incluyen para este año un "importante aumento" de las transferencias a la Generalitat, que asciende a 851 millones de euros.

La sesión ha acogido también la toma de posesión como nuevo diputado provincial de Pau Ferrando, que sustituye a José Miguel Carbó como representante de Compromís.

Moliner le ha deseado "suerte y acierto" en su trabajo como miembro de la Diputación.