Las Provincias

Castellón, 19 jun (EFE).- La Diputación de Castellón invertirá este año 400.000 euros en los cuatro grandes festivales de la provincia -Arenal Sound en Burriana y FIB, Rototom Sunsplash y San San en Benicàssim-, que crearán más de 2.000 empleos y cuyos 710.000 espectadores generarán unos ingresos de unos 60 millones de euros.

Así lo ha explicado en rueda de prensa el presidente de la Diputación, Javier Moliner, quien ha presentado los objetivos de la campaña "Castellón, Tierra de Festivales" (#CStierradefestivales en su versión de redes sociales) y ha sentenciado que la provincia será de nuevo, entre julio y agosto, la capital europea de la música.

Según Moliner, Castellón cuenta con "las infraestructuras, la oferta hotelera, la capacidad organizativa y el talante hospitalario" de los habitantes de la provincia.

El presidente de la Diputación ha estado acompañado por David Sánchez (Arenal Sound), David Díaz (FIB), Filippo Giunta (Rototom Sunsplash) y Santiago Álvarez (San San Festival), quienes han valorado el apoyo de esta institución para mejorar tanto la calidad de los grupos y artistas contratados como los servicios que prestan.

"Desde 1995 somos pioneros en el turismo de festivales, con el primer FIB que reunió a unos centenares de personas en Benicàssim", ha rememorado Moliner.

"La experiencia, el esfuerzo de los empresarios turísticos y el compromiso firme de las Administraciones por impulsar estos eventos han hecho que, dos décadas después, Castellón se consolide como tierra de festivales", ha agregado.

A su juicio, los festivales son el "mejor reclamo para potenciar el turismo internacional y la mejor tarjeta de presentación para millones de personas que siempre vuelven a disfrutar de Castellón, tanto de la costa como del interior, la gastronomía, el deporte, la naturaleza o el ocio".

Álvarez (San San) ha indicado que trajeron a Castellón desde Gandia "un producto que era atractivo" pero necesitaban estar "en primera división" y en esta provincia, ha añadido, han encontrado "apoyo y cariño".

Por su parte, David Díaz, director comercial del FIB, ha admitido que levantar un festival es "un esfuerzo titánico" y ha valorado que haya instituciones que "reconocen que los festivales son el motor económico de la provincia".

David Sánchez, director del Arenal Sound, ha afirmado tener la "gran suerte" de "contar con una Diputación que siempre se lo ha creído y tiene un plan consistente y real de apoyo a la cultura".

"Somos cultura y turismo. Además de vender un cartel vendemos una convivencia con un municipio y queremos que se dé a conocer el lugar en el que se celebran", ha agregado.

Giunta, director del Rototom, ha agradecido el apoyo institucional recibido "desde el primer día" y ha explicado que un festival como el suyo "ha promocionado en treinta ciudades europeas y en Nueva York y Bogotá no solo su programación y cartel, sino también a Castellón como destino turístico".