Las Provincias

València, 20 may (EFE).- Más de 1.800 solicitudes se han presentado a las ayudas del Plan Renhata convocadas por la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio para reformas de interior de viviendas y accesibilidad.

Según ha informado la directora general de Vivienda, Rehabilitación y Regeneración Urbana, Rebeca Torró, del total de solicitudes presentadas, 1.176 corresponden a la provincia de Valencia, 329 a la de Alicante y 307 a la de Castellón, ha inforamdo la Generalitat en un comunicado.

Torró ha destacado el "éxito de esta convocatoria" de estas ayudas que ha impulsado el departamento de María José Salvador y cuyo plazo para presentar las solicitudes terminó el pasado jueves 18 de mayo, tras una prórroga de tres días debido a los problemas que se encontraron algunos ciudadanos causados por un ciberataque.

"El balance es muy positivo, se han superado las expectativas que nos habíamos marcado y se ha demostrado que el Plan Renhata ha tenido una muy buena acogida entre los ciudadanos", ha manifestado y ha recordado que es la primera vez "que la Generalitat habilita ayudas para la reforma del interior de las viviendas con una línea específica de 3 millones de euros".

En este sentido, ha explicado que ahora se deberán valorar las solicitudes presentadas y comprobar el cumplimiento de requisitos para otorgar las ayudas hasta agotar el presupuesto.

Estas ayudas contemplan subvenciones para la reforma de cocinas y baños, para adecuarlos a las condiciones actuales de habitabilidad en la vivienda habitual, así como también ayudas para hacer más accesible la vivienda y adaptarla a la diversidad funcional.

Las subvenciones son del 35 % del presupuesto protegible hasta un máximo de 4.200 euros y el presupuesto subvencionable no será inferior a 2.000 euros ni superior a 12.000 euros, con independencia del presupuesto real de las obras que puede ser mayor.

A estas ayudas se han podido acoger los propietarios, usufructuarios o arrendatarios de viviendas de la Comunitat construidas antes de 1996, a excepción de las actuaciones de adaptación para personas con diversidad funcional donde no se limita el año de construcción.

Esta convocatoria quiere "contribuir a reactivar la economía, ya que además de la mejora de la habitabilidad de las viviendas, la rehabilitación es un motor para impulsar el sector de la construcción y todos los subsectores afines como fontaneros, electricistas o carpinteros, que también han sufrido mucho los efectos de la crisis", según Torró.

En este sentido, la directora general ha indicado que "con la rehabilitación se generan por cada millón de euros de inversión, 17 puestos de trabajo directos, además de los indirectos que se crean".