Las Provincias

Castellón, 20 may (EFE).- El Hospital Provincial de Castellón ha aumentado en el primer trimestre del año tanto el número de primeras consultas externas como su actividad quirúrgica y ha conseguido reducir en 14 días el tiempo medio de espera quirúrgica.

Por ello, su gerente, Joaquín Sanchís, ha considerado "incomprensible" que "desde la Diputación de Castellón se pretenda desprestigiar al hospital y a sus profesionales con falsedades como merma de servicios y desmantelamiento", ha informado el centro hospitalario en un comunicado.

Según datos facilitados por Sanchís, el tiempo medio de espera de los pacientes pendientes de una intervención quirúrgica en el Hospital Provincial de Castellón se sitúa en el mes de marzo en 72 días, lo que representa un descenso de 14 días con respecto al mismo periodo de 2016, en el que la demora media era de 86 días.

La actividad quirúrgica ha aumentado en el primer trimestre del año un 3 %, ya que se han realizado 1.510 intervenciones frente a las 1.465 del mismo periodo de 2016.

Además, el centro ha registrado de enero a marzo 10.265 primeras consultas externas, un 5,8 por ciento más con respecto al pasado año.

Ante estos datos de incremento de actividad, el gerente del centro manifestó hoy que es "inexplicable" que "haya personas como el presidente de la Diputación, Javier Moliner, que hablen sin conocimiento de causa de merma de servicios en el centro castellonense".

"Tampoco se entiende que Moliner insista en que el centro se está desmantelando cuando esta misma semana los medios de comunicación han sido testigos del avance que la oncología va a experimentar con la inversión de la actual Conselleria de Sanidad y Salud Universal de 7,8 millones de euros", ha agregado.

Según ha resaltado, "el proyecto de ampliación del área oncológica y la adquisición de equipos de última generación van a situar al Hospital Provincial a la vanguardia en el diagnóstico y tratamiento del cáncer".

"Moliner se dedica ahora que no tiene el control del hospital a criticar la actual gestión y desacreditar la labor de sus profesionales para esconder una realidad como la deuda de 30 millones de euros que el centro arrastraba tras la gestión del PP y que ha asumido la Generalitat para garantizar el presente y futuro de este hospital", ha apostillado.

"Tampoco es un tema baladí la facturación irregular detectada durante la etapa de gobierno del PP por valor de 33 millones de euros que hemos puesto en conocimiento de la fiscalía", ha agregado Sanchís, para quien "se está gestionando con absoluta responsabilidad y transparencia con el fin de ofrecer la asistencia sanitaria que merecen los castellonenses".