Las Provincias

València, 19 may (EFE).- La Unió ha alertado de que en cinco años la Comunitat Valenciana ha perdido más de 30.000 beneficiarios de las ayudas de la PAC debido a la decisión aprobada en 2013 de dejar fuera los expedientes inferiores a 300 euros.

Este año se han presentado 61.200 solicitudes, casi un 15 % menos que el año pasado, lo que supone unos 10.000 agricultores, según informa en un comunicado.

En 2013 se presentaron en la Comunitat 91.702 expedientes, en 2014 fueron 86.575, en 2015 se solicitaron 80.781, en 2015 ascendieron a 71.120 y este año, 61.200 en 2017, en total 30.502 solicitudes menos, que representa un descenso del 33 %, según un informe de La Unió.

La Comunitat Valenciana es donde mayor caída de solicitudes presentadas se ha registrado en el conjunto nacional.

Una de las principales causas de esta pérdida de beneficiarios es el minifundismo existente y la "nefasta" decisión acordada en la conferencia sectorial de Agricultura de julio de 2013 por el Ministerio de Agricultura y las comunidades autónomas, por la que los expedientes con un importe inferior a 300 euros quedaban progresivamente fuera del acceso a la ayuda.

En opinión de La Unió, esta situación perjudica directamente a la agricultura valenciana por encima del resto de comunidades autónomas.

La caída de solicitudes se produce desde 2014, año previo a la actual PAC 2015-2020, por el efecto del incremento del umbral mínimo de pagos directos (100 euros en 2015, 200 en 2016, y 300 en 2017).

Según La Unió, la actual PAC "no responde a las necesidades estructurales ni comerciales del campo valenciano ni da respuesta a las crisis de mercados".

La organización agraria aboga por trabajar conjuntamente para cambiar la PAC a partir de 2020 ante los nuevos cambios que se prevén, de forma que se apueste prioritariamente por conceder las ayudas a los agricultores y ganaderos profesionales de todos los sectores, independientemente de los derechos históricos.

Añade que las ayudas dejan fuera año tras año a numerosos agricultores, pero además no entran ni los productores de hortalizas ni los de frutas, por lo que existe "una clara discriminación" entre sectores y territorios.