Las Provincias

València, 19 may (EFE).- La nueva Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Comunitat Valenciana impulsa un nuevo modelo de desarrollo sostenible e incorpora conceptos como la ética del turismo o la gobernanza, y eleva la cuantía de las sanciones económicas por infracciones hasta los 600.000 euros.

El pleno del Consell ha dado hoy conformidad al anteproyecto de ley y lo ha remitido al Comité Económico y Social y al Consell Jurídic Consultiu para que emitan los preceptivos informes, ha informado la Generalitat.

Los objetivos generales del anteproyecto de ley es dotar a la Comunitat Valenciana de una norma innovadora que, tomando en consideración las disposiciones del Código Ético Mundial para el Turismo, la diferencie de otros destinos.

Se pretende generar las condiciones que propicien la evolución de la actividad turística hacia un nuevo modelo de desarrollo sostenible que facilite la integración de los visitantes con la población, la cultura y el medio ambiente local, poniendo en valor la historia, las tradiciones, el territorio y el paisaje.

También que contemple nuevos fenómenos como el uso de las nuevas tecnologías, las redes sociales o la gestión inteligente de los destinos; conduzca a la conservación y mejora del paisaje del litoral e impulse el turismo de interior.

Con el anteproyecto de ley, el Consell pretende favorecer la competitividad del sector y la satisfacción de los turistas, facilitando la participación en la acción pública de la ciudadanía, el empresariado y demás agentes a través de la gobernanza turística.

La actual Ley 3/1998, de 21 de mayo, de Turismo de la Comunidad Valenciana, se aprobó hace más de 17 años, y por ello el Consell ha iniciado el proceso de modificación.

La evolución experimentada en la última década por el sector turístico valenciano motivado por los cambios demográficos, económicos, tecnológicos y socioculturales experimentados, así como los requerimientos y exigencias que hoy en día manifiestan los consumidores y usuarios, hace necesario adaptar el marco legislativo.

El anteproyecto de ley se compone de 99 artículos ordenados en una exposición de motivos, un Título Preliminar y 3 libros diferenciados ("Gestión Colaborativa y Corresponsable", "Desarrollo de la Competitividad Turística" y "La Actividad Turística") estructurados en diferentes títulos y capítulos así como de dos Disposiciones Transitorias, una Disposición Derogatoria y tres Disposiciones Finales.

Entre sus novedades, destaca el aumento de las cuantías de las sanciones económicas hasta los 600.000 euros, la introducción de conceptos como ética y gobernanza, hospitalidad, ocio y turismo accesible, inclusivo y sostenible.

Se crea el Consejo Valenciano del Turismo, la Comisión Interdepartamental de Turismo y el Comité de Ética del Turismo; el organismo público para la gestión de la política turística pasa a llamarse Turisme Comunitat Valenciana, cuyo órgano de gestión será paritario entre el sector público y privado; y se recoge la marca "Comunitat Valenciana".

La ley prevé la redacción del Plan Estratégico del Turismo, para ordenar los recursos turísticos, y un Estatuto del Municipio Turístico, regulador de su régimen jurídico.

La nueva norma "consagra" la liberalización de la actividad turística y elimina obstáculos normativos para el ejercicio de actividades económicas, a la vez que impulsa la protección de los consumidores y usuarios.

Incorpora el libre acceso a la actividad turística por los operadores legales establecidos en otras comunidades autónomas u otros estados miembro de la Unión Europea.

El anteproyecto de ley prevé que se puedan acordar fórmulas de colaboración con los ayuntamientos para la inspección y la gestión del Registro de Turismo.