Las Provincias

Alicante, 19 may (EFE).- La Plataforma de Iniciativas Ciudadanas (PIC) de Alicante ha concedido el Premio Adrián López, en su décima edición, a la Plataforma Contra la Pobreza, la Exclusión y la Desigualdad Social de Alicante por su lucha en denunciar y visibilizar los problemas de los colectivos más desfavorecidos.

Este galardón, de carácter anual, reconoce la labor desarrollada por personas y colectivos de Alicante que se hayan significado por la defensa de los valores de la ciudadanía y, en esta ocasión, será entregado el próximo día 26 en la Sede Ciudad de la Universidad de Alicante, según han informado hoy fuentes de la PIC.

La PIC ha valorado de "forma muy especial" el trabajo que la entidad galardonada desempeña desde su fundación, en 1998, así como sus acciones para mejorar la calidad de vida y erradicar "la pobreza en los barrios más golpeados por esta situación", siempre "con el objetivo claro de la integración social de esos colectivos", han explicado las mismas fuentes.

La creación de esta plataforma, según Manuel Semper, uno de sus impulsores, fue consecuencia de una serie de reuniones y debates que periódicamente realizaban "grupos de trabajo de procedencia muy diversa" en el Centro Loyola de la capital alicantina en los años anteriores a su constitución.

Entre estas entidades, alrededor de una treintena, había activistas, personas próximas a la Universidad de Alicante (UA), el Colectivo de Inmigrantes, Paz y Desarme, asociaciones de diferentes credos religiosos, como Cáritas, del colectivo gitano, sindicatos como CCOO, UGT y CGT, Entrepobles, y otras agrupaciones ciudadanas.

A lo largo de estos casi veinte años de vida, la Plataforma contra la Pobreza de Alicante ha sido "muy posiblemente la voz más contundente y la conciencia ciudadana más clara a favor de las personas desfavorecidas y empobrecidas en la ciudad de Alicante", han destacado las citadas fuentes

Una actividad que "ha venido desarrollando a pie de calle y en los barrios, independientemente del color político de las administraciones públicas en cada momento", han añadido.

"Nuestro trabajo ha tenido siempre como dos patas: por un lado, la denuncia constante de situaciones de pobreza y sus consecuencias, con el objetivo de visibilizarlas, y, por otro, la búsqueda de alternativas y soluciones concretas para estos colectivos y para estas mismas personas", ha recordado una de sus fundadoras, Meme Aracil.

En estos tres últimos años, y con anterioridad al cambio de gobierno municipal en Alicante, tras los veinte años de mandato del PP, la Plataforma Contra la Pobreza ha centrado gran parte de su labor en elaborar el plan denominado "Por la Inclusión Social en Alicante".

Este plan pretende que los actuales gestores municipales fijen como objetivo prioritario de su acción de gobierno la lucha contra la pobreza y la exclusión social en la ciudad a través del diálogo con los propios afectados y quienes trabajan allí a pie de obra.

Presentado en 2014, el documento contiene catorce ejes de actuación y ha sido hasta "la fecha el mayor y más concreto reclamo ante las administraciones, pero sus resultados", por el momento, "han sido más bien escasos", según sus impulsores.

La relación de la Plataforma Contra la Pobreza con el gobierno tripartito de Alicante (PSPV-PSOE, Guanyar y Compromís) es "resumida por portavoces de la propia plataforma como 'de apoyo crítico, pero cada vez más crítico'", según el comunicado de la PIC.

Miembros de la entidad "reconocen que las buenas relaciones con los ediles de las áreas municipales afectadas por estas problemáticas no se traducen en la implementación del plan de choque contra la Exclusión y la Desigualdad que ellos vienen reclamando desde el año 2014", afirma la nota de prensa.