Las Provincias

València, 19 may (EFE).- El candidato a secretario general de Podem Antonio Estañ ha planteado que las tres candidaturas que aspiran al cargo deben defender el resultado de la votación para la elección de la nueva dirección de la formación en la Comunitat Valenciana, con independencia del número de personas que voten.

Así lo ha manifestado en un desayuno informativo para hablar de la hoja de ruta de Podem si gana su candidatura "Una marea per aprofundir el canvi", que propondrá reformar el Debate de Política General para convertirlo "realmente" en una rendición de cuentas del Consell, que puede adoptar la forma de moción de confianza.

La votación para la elección del nuevo secretario general se cierra mañana a las 20 horas y, aunque Estañ cree que alcanzarán los votos exigidos -el 20 % de los inscritos; ahora superan 5.000-, ha augurado que "estará justo" y ha animado a las candidaturas a defender el resultado aunque no lleguen al mínimo de participación.

"El resultado tendrá que ser defendido por las tres candidaturas. Así lo espero, que independientemente de la cantidad de votos se respete la decisión de la asamblea", ha afirmado, aunque a la par ha resaltado que deben "reflexionar sobre el modelo de participación" y cómo plantearse "los procesos internos".

Respecto a la estrategia de Podem a corto plazo si gana su candidatura, ha resaltado que la primera decisión será convocar la comisión de seguimiento del Pacto del Botánico para "desarrollar las claves y el procedimiento de la auditoría ciudadana del pacto".

En este sentido, preguntado por si se planten que el president de la Generalitat se someta a una moción de confianza, ha defendido reformar el Debate de Política General, que actualmente "no tiene sentido", para convertirlo en algo que "interese a la gente y tenga relevancia", aunque ha asegurado que "la idea aún está abierta".

No obstante, ha indicado que con "los mecanismos que el reglamento permite y la modificación del Debate, debe convertirse realmente en una rendición de cuentas" del Consell sobre el Pacto del Botánico y ha descartado "que se convierta en una especie de moción de censura" pero que "sí puede tomar forma de moción de confianza".

"Sobre todo -ha agregado- para atender a esa cierta distancia que ha tomado Ximo Puig por su posicionamiento interno a la hora de defender los intereses de la Comunitat Valenciana".

La segunda medida de la hoja de ruta será una ronda de contactos entre los movimientos sociales y la sociedad civil para "empezar a desarrollar el proyecto estratégico de País Valenciano", desde el punto de vista social, democrático, productivo e institucional.

Convocar al grupo parlamentario será su tercer paso para desarrollar la nueva estrategia institucional porque, según ha dicho, hasta ahora "ha habido falta de coordinación entre la dirección y el grupo y hay que mejorarlo", así como la relación del grupo con Círculos y militancia.

Ha defendido que las portavocías del Consejo Ciudadano, Les Corts y la Secretaría General -que deben ser diferentes y tener al menos, a una mujer- deben establecer "la estrategia de trabajo institucional para los dos años que quedan".

Además, planteará el proceso de federalización de la estructura de Podemos con la reivindicación del acceso al censo, además de convocar a los concejales para trazar las líneas municipalistas.