Las Provincias

València, 21 abr (EFE).- El concejal del Grupo Popular Alberto Mendoza ha afirmado que el voto en contra del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Valencia a que se anule la prohibición de estacionar por la noche en el carril bus "puede causar un gran perjuicio a la actividad económica de la ciudad".

Mendoza ha manifestado que "la profunda división que existe en el gobierno municipal no ha impedido que el Partido Socialista y València en Comú voten en contra de la iniciativa del PP, que según ha destacado, "tenía como objetivo principal parar una medida impulsada de manera autoritaria y unilateral por Ribó" y llevada a cabo por el concejal de movilidad, Giuseppe Grezzi.

La posición que mantiene el PSPV para que se aplace la decisión hasta que se cambie la Ordenanza Municipal "no garantiza que Ribó acabe imponiendo su criterio para prohibir el estacionamiento nocturno en el carril bus y que sus socios de gobierno traguen, una vez más", ha expresado Mendoza.

El concejal popular ha advertido de que esta medida "no solo afectará a la actividad del sector de la hostelería y turístico, sino que también tendrá una repercusión negativa para los vecinos de los barrios próximos que verán reducidas notablemente el número de plazas de aparcamiento nocturno".

Ante la negativa a anular la prohibición, Mendoza ha avanzado que "el Grupo Popular va a seguir impulsando nuevas iniciativas para poner en evidencia y detener este nuevo abuso de poder del alcalde".

El concejal popular ha anunciado que el PP presentará al Pleno que se celebra el próximo jueves una moción en la que volverán a pedir "la paralización de esta medida" y en la que "instarán" a los socialistas, y sobre todo a su portavoz, Sandra Gómez, a que "no se sometan al capricho de Ribó y sean consecuentes con sus declaraciones públicas votando a favor de nuestra propuesta", ha concluido.