Las Provincias

València, 21 abr (EFE).- La vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, ha lamentado la imagen que supone que, en países avanzados y democráticos, el presidente de un Gobierno, en referencia a Mariano Rajoy, se vea "sentado ante un tribunal testificando sobre la corrupción".

Oltra ha señalado en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell que al Ejecutivo valenciano le preocupa que el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, "vaya a ser testigo de la corrupción" en el juicio por la primera época del caso Gürtel, porque "no es razonable".

"¿Alguien se imagina que esto le pasara a la señora Merkel, o al señor Hollande, o a la señora May?", se ha preguntado la vicepresidenta.

Ha recordado que la corrupción es la segunda preocupación de los ciudadanos, según la encuesta del CIS, y ha considerado que la corrupción "es un cáncer que acaba matando a la democracia", porque "es de una malignidad que se va extendiendo y lo que toca lo pudre".

Oltra ha insistido en que la corrupción "es letal para una democracia", que "empieza a morir un poquito" cuando se instala la corrupción.

En su opinión, cuando la corrupción se instala "en todas las instituciones" y es el medio para "ganar elecciones" y para detraer dinero de las arcas públicas con el fin de "enriquecer al partido o a las personas que roban el dinero", el dinero "que se va en corrupción" no está para colegios o para los dependientes.

Tras las detenciones de dirigentes del PP madrileño, la vicepresidenta ha recordado que siempre ha defendido que la corrupción no era "una cuestión valenciana", sino "una cuestión del PP".

Oltra ha señalado que, de la misma forma que le molestaba que le dijeran que "la paella y la corrupción, en Valencia como en ningún sitio", ahora no se puede decir que "los callos y la corrupción, en Madrid como en ningún sitio", porque le parece "igual de injusto", y los ciudadanos son "las víctimas" de la corrupción.

"En todo caso, la corrupción y las gaviotas, como en el PP en ningún sitio", ha manifestado Oltra, para quien la culpa y la responsabilidad de la corrupción es de quienes utilizaron las arcas públicas en beneficio propio y de su partido.

Ha considerado que hay que hacer la "reflexión colectiva" de que "poner a partidos manchados por la corrupción a gobernar es letal para la democracia, porque se empieza con cuatro casos aislados de corrupción, se continúa con una corrupción sistémica y sistemática" y se acaba "en un Estado fallido", porque "se contagia".