Las Provincias

València, 21 abr (EFE).- La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ha afirmado hoy que no se han concertado para el próximo curso 31 aulas de Bachillerato con centros privados por criterios "técnicos, objetivos y objetivables", que tienen que ver con la necesidad de cubrir la demanda educativa con recursos propios.

En la rueda prensa posterior al pleno del Consell, la vicepresidenta ha indicado que, si no hace falta pagar a una empresa privada por un servicio que puede dar el sistema educativo público, no hay "por qué pagar lo que uno puede hacer con fondos propios".

Según ha dicho, el alumnado que en este momento esté estudiando en un centro privado concertado y pase a segundo de Bachillerato el próximo curso, seguirá en ese centro y acabará allí esa etapa educativa, porque no van a "trastornar la vida de las familias, como hacía el anterior Gobierno".

Ha destacado que el concierto con centros privados del Bachillerato aprobado por el PP generó un impacto en el sistema público educativo que provocó el cierre de unidades, que centenares de funcionarios interinos se fueran a la calle, y que se derivaran a centros privados recursos que no llegaban a centros públicos.

"Todo eso, sin ningún estudio de viabilidad ni de necesidad previo", ha cuestionado Oltra, quien ha añadido que fue una medida "absolutamente ideológica" del antiguo Consell.

Además, ha destacado que la Federación Católica de Enseñanza "se ha dado por satisfecha" con el actual arreglo escolar y la Feceval "ha reconocido que se ha hecho todo conforme a ley", al igual que el sindicato que agrupa a más del 85 % de trabajadores del sector de la educación privada concertada.

Oltra ha defendido que se está haciendo una política "racional y razonable", poniendo el interés de los niños y niñas que estudian en el sistema educativo valenciano "por encima de otras consideraciones", y buscando mejorar la calidad del alumnado.

Además, ha resaltado que el próximo curso habrá 4.200 profesores y maestros más trabajando, y una media de cinco niños menos por aula que con el antiguo gobierno.

Oltra ha indicado que los datos del concierto 2017-2018 arrojan un saldo positivo de 25 unidades educativas concertadas de centros privados en Infantil y Primaria, y cinco unidades más en Formación Profesional.

Ha asegurado que la Generalitat está trabajando para que el curso que viene se consolide la recuperación de las unidades educativas sostenidas con fondos públicos y la progresiva bajada de ratios, dentro del objetivo de mejorar la calidad educativa para todos los alumnos que están en la red pública.

Oltra ha citado varios de los criterios aplicados en este arreglo escolar, como centros concertados históricamente antes de la ley de 1985, centros que tengan mayor proporción de alumnado con condiciones económicas y sociales desfavorables, centros con experiencias innovadoras en los últimos cuatro años, o centros que atienda la población en su área de escolarización.

También ha señalado el criterio de centros que hayan contratado a profesorado despedido de otros centros por la modificación o supresión del concierto de estos últimos.