Las Provincias

València, 21 abr (EFE).- La Fundación Aguas de Valencia ha instalado 10 refugios para murciélagos en distintos edificios de la potabilizadora de La Presa (Manises), que contribuirán a la protección de sus poblaciones en la ribera del río Turia.

Según fuentes de la fundación, los técnicos de la Fundación Limne realizarán un seguimiento de los refugios colocados con objeto de revisarlos y valorar el porcentaje de ocupación, mediante el uso de una cámara endoscópica, así como la detección e identificación de excrementos bajo las cajas-nido.

Esta actividad se enmarca en el proyecto de "Custodia del Río Turia", llevado a cabo en colaboración con la Fundación Limne, y cuyo objetivo es recuperar la biodiversidad autóctona del río Turia.

Las cajas refugio colocadas en la potabilizadora, propiedad de Emivasa, "pueden ser una buena alternativa para algunas especies de murciélagos, como las del género Pipistrellus", han explicado, y pueden emplearlas como refugio permanente, de cría o como zona de paso durante desplazamientos.

Desde la Fundación Aguas de Valencia y la Fundación Limne han destacado que los últimos estudios realizados en Europa citan hasta 80 insectos de interés agrícola en la dieta de una veintena de quirópteros del continente.

El papel de los murciélagos como "controladores de mosquitos" también está siendo estudiado con atención, al comprobarse en Estados Unidos la reducción de puestas como consecuencia de la presencia de quirópteros.

"Más allá de los beneficios que aporta una buena presencia de murciélagos", desde Global Omnium han indicado que apuestan por conservar a los murciélagos por ser especies protegidas.

El proyecto de la Fundación Aguas de Valencia comenzó hace tres años, aunque recientemente ha sido ampliado por un período de dos años e incluye una nueva zona de 5 hectáreas de bosque de ribera, donde los voluntarios de la Fundación Aguas de Valencia y la Fundación Oceanogràfic llevarán a cabo diversas actividades como seguimiento de tortugas, reforestación o análisis de la calidad del agua.

A lo largo de la primera fase de "Custodia del Río Turia", más de 300 voluntarios de ambas fundaciones y vecinos de Manises y Paterna han contribuido a la completa restauración del bosque de ribera en la zona.

Concretamente, los trabajos realizados han permitido la eliminación de 2.000 metros cuadrados de cañas invasoras, la plantación de más de 200 plantas helófitas y arbustivas así como la recogida de 600 kilos de residuos sólidos urbanos.