Las Provincias

València, 20 abr (EFE).- Russafa Descansa ha pedido al Ayuntamiento que garantice la seguridad jurídica de los ciudadanos a vivir en un barrio residencial y ponga coto a una posible normativa 'hostel' que propicia un turismo masificado de bajo coste (low cost) y de elevado impacto social y ambiental.

Según informa un comunicado de Russafa Descansa, esta misma asociación junto con otras organizaciones vecinales del Cabañal, Canyamelar, Ciutat Vella y Russafa, reclamaron por escrito en octubre de 2016 una reunión conjunta con los concejales responsables de urbanismo y turismo, concretamente con el Concejal Delegado de Planificación y Gestión Urbana, Vicent Manuel Sarrià y con la Concejal Delegada de Turismo Sandra Gómez.

La intención de dicha reunión era "tratar la problemática de los apartamentos turísticos y su previsible desregulación urbanística en barrios considerados legalmente como de uso dominante residencial, al tiempo de proteger la seguridad jurídica de vecinos y sus comunidades de vivir en fincas residenciales adquiridas o alquiladas para tal uso, residencial plurifamiliar".

Desde Russafa Descansa han manifestado que "han recibido solo silencio administrativo a pesar de tratarse de comunidades locales cada vez más saturadas, con el alojamiento turístico de corta estancia consentido o promocionado por este gobierno municipal especialmente atento a conseguir récords en pernoctaciones, cruceros y turistas".

Desde la asociación vecinal recuerdan que "la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Valencia aprobó el 7 de abril de 2017 una modificación puntual de las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valencia relativa a la regularización del uso terciario de hoteles, hostales, pensiones y apartamentos en régimen de explotación hotelera en plantas no residenciales cuyo proceso de esta revisión puntual apenas ha tenido resonancia pública pese a su trascendencia".

De acuerdo con el PGOU en vigor, las ordenanzas de las zonas de calificación urbanística, dominante de este barrio es considerado residencial plurifamiliar, por lo que los hoteles, hostales, pensiones y apartamentos en régimen de explotación hotelera solo se admiten en edificios de uso exclusivo terciario.

Desde la organización han expresado su temor ante "el riesgo de encontrarnos con una normativa municipal "hostel" para una modalidad de negocio fundamentado en la elevada rotación de inquilinos de paso, con la que este gobierno municipal va a promocionar el turismo masificado de bajo coste".

En Ruzafa solo 117 apartamentos turísticos están inscritos en el registro autonómico de viviendas turísticas, cuando una de cada tres fincas residenciales de este barrio ya cuentan con esta modalidad de actividad terciaria, sin la correspondiente calificación urbanística".

Los vecinos han manifestado que "la generalización y promoción de pisos destinados a uso inmobiliario turístico en fincas residenciales va a acelerar los procesos de desplazamiento y expulsión de residentes".

Desde Russafa Descansa han expuesto también el riesgo de desertificación comercial ya que "al apartar viviendas para uso turístico, esta modalidad de negocio está encareciendo la vivienda y contribuyendo a la destrucción de tejido comercial de los barrios".

También han hablado sobre el "elevado impacto ambiental, ruidos, suciedad y molestias, de los turistas alojados en sus cortas estancias en fincas residenciales y su continua rotación".