Las Provincias

València, 20 abr (EFE).- El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha apostado por promover formas de producción y gestión agroalimentarias respetuosas con el medio ambiente, mediante la reestructuración de cultivos, la agricultura ecológica, la innovación o la modernización de las estructuras agrarias.

Puig ha clausurado hoy el simposio "Diálogos sobre nutrición y sistemas alimentarios sostenibles", enmarcado en los actos organizados por València tras ser nombrada Capital Mundial de la Alimentación Sostenible durante el año 2017 por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El presidente se ha referido al trabajo que está realizando el Consell en esta materia a través de Plan de Acción Territorial de la Huerta de València, aprobado el año pasado, así como del anteproyecto de ley que protegerá este patrimonio garantizando su uso agrícola, "amenazado durante los años del boom inmobiliario".

Según ha dicho, el sector agroalimentario valenciano está llevando a cabo "una reorientación rigurosa de sus prioridades y estructuras", ha informado la Generalitat en un comunicado.

Este cambio se está produciendo después de dos décadas en las que la especulación urbanística "veía solares donde había cultivos", ignorando su trascendencia productiva y su valor para la salud alimentaria de la ciudadanía y para la sostenibilidad del medio ambiente.

Asimismo, ha indicado que la reestructuración agraria en la que trabaja el Consell permitirá que parte de la producción agroalimentaria se oriente de nuevo hacia los mercados de proximidad, que exigen menores costes de transporte y tienen un impacto medioambiental muy bajo y sostenible.

La Comunitat Valenciana tiene, ha dicho Puig, una producción agroalimentaria "rica, saludable, altamente productiva, sostenible y de una calidad elevada", pese a que entre 1995 y 2015 la renta agraria valenciana cayó un 35 %, se abandonaron miles de hectáreas de cultivo y los profesionales de la agricultura bajaron de 85.000 a 11.000.

Puig ha instado a los consumidores a elegir de manera "más consciente y responsable, considerando el origen de los productos, los procesos de producción y las características de lo que compramos y consumimos".

Ha resaltado la importancia de modernizar los sistemas agroalimentarios más inmediatos, los sistemas y las lógicas de comercialización de productos e incluso los mecanismos y las prioridades de la investigación agroalimentaria.

Por otro lado, Puig ha celebrado que València sea una de las 10 localidades españolas que se han adherido al Pacto de Milán de política alimentaria urbana de 2015, que es el primer protocolo internacional en materia alimentaria que se realiza a nivel municipal y con el apoyo de la FAO.

Esto, ha puntualizado, "conlleva asumir que la mayor parte de la población vive en ciudades y que si queremos cambiar los paradigmas actuales de consumo y alimentación lo tenemos que hacer desde las ciudades", porque en ellas es donde se debe "garantizar la existencia de sistemas alimentarios sostenibles y luchar contra el desperdicio de alimentos y la protección de la diversidad medioambiental en su producción, comercialización y consumo".