Las Provincias

València, 20 abr (EFE).- El delegado del Gobierno en la Comunitat y exconseller de Hacienda, Juan Carlos Moragues, ha asegurado hoy que él no envió a la Fiscalía Anticorrupción el informe de la Intervención de la Generalitat sobre Feria Valencia que dio origen a una investigación penal, y que desconoce quien lo hizo.

Moragues se ha pronunciado así en la comisión de Les Corts que investiga la gestión de Feria Valencia, donde han comparecido también los exvocales del comité ejecutivo Pablo Serratosa y Carmen de Miguel, y se ha aplazado para otro día la del ex concejal de Majadahonda que destapó la trama Gürtel, José Luis Peñas.

La comisión ha acordado además, dado que no se les envía el decreto de archivo de la investigación de la Fiscalía Anticorrupción sobre Feria Valencia, presentar un recurso de alzada ente el fiscal general del Estado, e instar a la Generalitat y a Feria Valencia a que soliciten a su vez que se entregue a Les Corts esa resolución.

Moragues ha indicado que el informe de la Intervención de la Generalitat se elaboró cuando él era conseller, a raíz de que la Intervención del Estado determinara que la Feria no era una entidad pública autosuficiente, y por ello su déficit empezó a computar en la Generalitat.

Ha añadido que la Intervención de la Generalitat propuso entonces un control financiero específico de Feria Valencia, que no fue una actuación "singular, ni especial, ni diferente", pues se hacía en el sector público, y ha destacado que los interventores trabajaban con "total y absoluta autonomía e independencia".

Ha afirmado que desconoce quién llevó a la Fiscalía ese informe (en el que se advertía de que las obras de ampliación generaron sobrecostes del 86 % y supondrían para el Consell, como avalista, un desembolso de 1.027 millones), que dio origen a una investigación penal que tras dos años acabó en archivo de responsabilidades penales.

Moragues ha rehusado pronunciarse sobre el contenido del informe, al entender que no corresponde que lo valoren los cargos políticos, y ha insistido en que no formó parte del comité ejecutivo, ni de la dirección, ni del patronato de Feria Valencia, ni le corresponde enjuiciar las decisiones de los órganos de esa institución.

Además, ha criticado que los dos años que han transcurrido desde el cambio en el Consell se han caracterizado por la "inacción", por las "incoherencias", las "dudas" sobre el propio modelo de la feria y las "contradicciones", de manera que se ha dado "un paso atrás".

A continuación ha comparecido Pablo Serratosa, vocal en el patronato y el comité ejecutivo de Feria Valencia de 2002 a 2015, quien ha defendido que no acudía al patronato a pegar "la cabotá", como afirmó el exvocal Federico Félix, sino que él se leía las cuentas, preguntaba si no entendía algo y si veía "razonable" la documentación la aceptaba.

Para Serratosa, era responsabilidad de los miembros del patronato leer lo que se les presentaba y ver que "era correcto y no había ninguna irregularidad" mirando las auditorías, y ha afirmado que no tenía argumentos para oponerse a la ampliación de la feria, cuando esa operación la ratificaba un banco y la avalaba la Generalitat,

Por su parte, la exdirectora del IVEX Carmen de Miguel, miembro del comité ejecutivo de Feria Valencia de 2000 a 2002 como representante de la Generalitat, ha destacado que nadie cuestionaba la necesidad de ampliar la Feria, aprobada en 1999, y que se actuaba de forma seria, "nadie pensaba que si no se pagaba" la obra "daba igual".

Ha indicado que asistió a 18 sesiones del comité, por las que cobró 2.200 euros, y que en Navidad "a lo mejor" les mandaban un cesta, y ha insistido en que los contratos para la ampliación del recinto ferial se hicieron con publicidad y concurrencia, y en que la Generalitat avaló la ampliación con un plan financiero.