Las Provincias

València, 20 abr (EFE).- La Conselleria de Educación prevé ampliar en un millar de docentes la plantilla de profesorado para el curso 2017-2018, así como "consolidar" la recuperación de unidades educativas y la "progresiva bajada de ratio".

Educación ha presentado la propuesta de "arreglo escolar" para el próximo curso, que pondrá en común con la comunidad educativa con la intención de "enriquecerla conjuntamente", según ha informado la Generalitat en un comunicado.

El conseller Vicent Marzà ha manifestado que con esta planificación se quiere "asegurar que haya menos alumnos por aula y más profesorado en todos los centros sostenidos con fondos públicos, ya que la eficacia en la gestión de recursos se traduce en mejor atención al alumnado al garantizar la verdadera calidad educativa que se merecen los niños y niñas".

La propuesta de arreglo escolar atiende a dos principios básicos: "garantizar la calidad educativa en todas las familias valencianas y atender, caso por caso, a las necesidades reales de escolarización de cada municipio".

El próximo curso, las ratio de las aulas experimentales de Infantil de 2 años continuarán teniendo un máximo de 18 alumnos, las de 3 y de 4 años serán de 25 alumnos, las de 1º y 2º de ESO de 30 alumnos y las de 1º y 2º de Bachillerato de 35 alumnos.

"Con esta concepción de trabajo optimizamos los recursos educativos, en este caso, la oferta de unidades disponibles en todas las comarcas y avanzamos en el objetivo de acabar con aulas masificadas", ha destacado Marzà.

En cuanto a la plantilla docente, el conseller ha señalado que se contará con, por lo menos, un millar de docentes más en las aulas sostenidas con fondos públicos, que se suman a los más de 3.000 que ya se han incorporado en el curso actual.

En cuanto a las necesidades de escolarización, se garantiza el derecho fundamental a la educación con la determinación de criterios globales por localidades, la capacidad de elección de las familias y la continuidad del alumnado en el centro educativo.

De cara al próximo curso, la propuesta de planificación de Educación supone un saldo positivo de 25 unidades educativas en los centros educativos de Infantil y Primaria sostenidos con fondos públicos. Por comarcas, las de Alicante contemplan un saldo positivo de +7, las de Castellón de +6 y las de València de +12.

Respecto a la concertación en la enseñanza no obligatoria, se ha analizado el contexto para contratar los conciertos que realmente sean necesarios a partir del próximo curso 2017-2018, a través de la concertación singular postobligatoria, según el decreto aprobado por el pleno del Consell el pasado 20 de enero.

En caso de que el número de solicitudes de conciertos singulares sea superior al número de plazas necesarias en una localidad, se dará preferencia a las solicitudes por parte de las antiguas filiales, es decir, las empresas que siempre han estado concertadas históricamente antes de que hubiera un sistema público educativo generalizado; y que se atienda a la población desfavorecida.

Asimismo tendrán preferencia los centros con experiencias educativas innovadoras; centros que atiendan a la población en su área de escolarización; centros que hayan contratado profesorado despedido de otros centros por la modificación o supresión del concierto de estos últimos.

Además prevalece el criterio general marcado por la ley estatal que explicita que las cooperativas educativas tienen prioridad de concertación con respecto a las empresas que no lo son.

Por lo que respecta a la Formación Profesional Básica y los Ciclos Formativos, de las 629 unidades concertadas del actual curso, para el próximo habrá 634 unidades concertadas, 5 más que ahora, debido a la apuesta de la administración educativa por la promoción de la FP Básica.

En cuanto a Bachillerato concertado, Educación ha propuesto el mantenimiento de 406 unidades que complementan la oferta de esta etapa de enseñanza no obligatoria.