Las Provincias

Alicante, 20 abr (EFE).- El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, ha afirmado hoy que facilitarán todo lo que puedan la llegada de Ikea a esta ciudad, pero ha indicado que si finalmente la multinacional sueca del mueble "no quiere venir, vendrá otro a hacer negocio aquí".

En declaraciones a los periodistas, Echávarri ha dicho que "no hay ningún problema" si finalmente Ikea decide no instalarse en la capital alicantina, pues ha asegurado que existen "grandísimas multinacionales" que ya han presentado proyectos "muy interesantes" para los mismos terrenos de Rabasa.

"Ese suelo lo quiere mucha gente" y, tras el desistimiento de la Actuación Territorial Estratégica (ATE), algunas grandes empresas se han dirigido al Ayuntamiento proyecto en mano, ha resaltado.

"Vamos a facilitar todo lo que podamos -la llegada de Ikea-, pero no nos vamos a rasgar las vestiduras en el caso de que nos digan que no", ha manifestado el regidor socialista.

Así, si finalmente la multinacional del mueble "no quiere venir", pues "vendrá otro a hacer negocio aquí", por lo que, para el Consistorio, "no hay ningún problema", sino que "el problema será para ellos, que no estarán en la capital (alicantina)", ha señalado Echávarri.

"¿Queremos que venga Ikea? Claro, como cualquier inversión que genere empleo y que venga a hacer negocio de forma honrada y transparente, se llame Ikea o se llame como sea", ha subrayado el alcalde.

En cuanto a la reunión de la comisión de Ikea convocada para mañana de forma urgente, Echávarri ha explicado que tiene por objetivo que PP y Ciudadanos (C's) -ambas formaciones políticas en la oposición- se pronuncien a favor o en contra de la última oferta presentada por la multinacional del mueble al Ayuntamiento.

Ésta consistiría en la ocupación de 300.000 metros cuadrados de terreno, de los cuales 40.000 serían para Ikea en sí y 80.000 para un macrocentro comercial anexo, ante la cual ya se han pronunciado en contra los pequeños comerciantes de la ciudad y el propio equipo de gobierno tripartito (PSPV-PSOE, Guanyar Alacant y Compromís).

De esta manera, Echávarri quiere tratar de "consensuar una postura de todos los grupos", ya que "no se puede politizar" este asunto, para, posteriormente, concertar una cita con responsables de Ikea en España.

Precisamente había prevista ayer una reunión para abordar la instalación de una tienda en Alicante, pero, sin embargo, los representantes de la empresa sueca decidieron cancelar el encuentro la tarde antes debido al anuncio de Echávarri de que no acudiría.