Las Provincias

València, 20 abr (EFE).- La Guardia Civil ha desarticulado una organización dedicada al robo de efectos personales del interior de vehículos de turistas que se encontraban en áreas de servicio de la autovía A-7 a su paso por Alicante, Castellón y Valencia, a la que se atribuyen 108 hechos delictivos.

En la operación han sido detenida 8 personas e investigadas otras 2, con edades comprendidas entre los 25 y los 32 años, y de nacionalidad rumana, a los que se les atribuyen los supuestos delitos de pertenencia a organización criminal, robo con fuerza, robo con violencia, hurto y falsedad documental.

Según un comunicado de la Guardia Civil, se han realizado 3 registros domiciliarios en la Castellón, donde se ha intervenido 6.635 euros, 2.550 libras y 1.140 dirhams, 11 vehículos de alta gama con los que cometían los robos, 25 relojes de pulsera, 15 maletas, 17 bolsos, diferentes piezas de joyería, 9 gafas de sol y 20 teléfonos móviles.

La operación se inició el pasado mes de noviembre a raíz de varios robos cometidos en áreas de servicio de la A-7 por una organización especializada en la sustracción de efectos del interior de vehículos.

La banda elegía para los robos aparcamientos abiertos de fácil acceso y vehículos de matrícula extranjera con ocupantes de avanzada edad.

Uno de los integrantes de la banda distraía a las víctimas preguntándoles por un lugar o una dirección mientras otro aprovechaba para abrir la puerta del vehículo y sustraer los efectos que tuvieran en el interior.

En ocasiones, la víctima se aferraba al bolso por lo que llegaba a ser arrastrada varios metros con el vehículo que utilizaba la organización para huir.

En otras ocasiones, aprovechaban que la víctima se encontraba durmiendo en el interior del vehículo para fracturar la ventanilla y efectuar el robo.

La banda llegó a robar a la misma persona con una diferencia de 20 minutos en el área de servicio de Sagunto (Valencia), ya que primero le quitaron las maletas a una mujer que viajaba con su hija menor y, posteriormente, cuando la víctima contactaba con la Guardia Civil para que la socorriesen, otros integrantes de la red fracturaron la ventanilla de su vehículo para sustraerle el bolso.

La banda se dividía en células itinerantes para cometer robos, por lo que utilizaban pisos en poblaciones limítrofes a la autovía para pernoctar.

La operación ha sido desarrollada por la Comandancia de Valencia de la Guardia Civil y dirigida por el Juzgado de Instrucción número 2 de Sagunto (Valencia).