Las Provincias

Elche , 20 abr .- El exconcejal del PP de Pilar de la Horadada (Alicante) Francisco Javier Lara ha sido condenado a dos años de cárcel por un delito de cohecho, aunque la sentencia declara procedente la petición de su indulto conforme al veredicto emitido por un jurado popular.

El procesado ha mantenido siempre su inocencia, pero el tribunal ciudadano que lo juzgó en Elche a finales de marzo pasado lo declaró culpable tras considerar probado que había exigido un coche de alta gama al adjudicatario del servicio municipal de ambulancia.

Según se recoge en el fallo de la Audiencia de Alicante, facilitado hoy a Efe por el Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV), la petición del soborno se produjo en el despacho oficial del entonces edil de Sanidad y Fiestas, el 26 de julio de 2012, y fue captada con un reloj provisto de grabadora de vídeo por el empresario afectado.

"¿Y de lo mío qué?", espetó el regidor al titular de Socorrismo y Ambulancias Horadada SAL, al tiempo que le proponía entregarle su propio coche y 4.000 ó 5.000 euros en efectivo a cambio de que él le diera otro vehículo valorado en 20.000 ó 30.000.

El empresario se negó, pero grabó la conversación con el artilugio electrónico por consejo de otro concejal de la corporación al que había contado que Lara le estaba coaccionando.

Cinco días después, la grabación fue visionada por miembros de la junta local de gobierno en presencia de Lara, quien "se derrumbó, admitió haberse equivocado y pidió perdón a los presentes", según la sentencia.

El Ayuntamiento de Pilar de la Horadada denunció los hechos el 2 de agosto de ese mismo año y Lara presentó su dimisión al día siguiente.

El jurado no consideró probado que el exedil sometiera al empresario "de forma reiterada a una situación de presión y coerción" para lograr el coche anhelado, utilizando la licitación del servicio de ambulancias o, una vez adjudicado éste, el pago de facturas.

Por esa razón, la magistrada Gracia Serrano, adscrita a la sección séptima de la Audiencia Provincial de Alicante, con sede en Elche, le ha absuelto de un delito de cohecho y otro de coacciones.

En cambio, le condena a dos años de cárcel y al pago de una multa de 3.600 euros por otro delito de cohecho, pues intentó "lucrarse ilícitamente abusando de su poder como cargo público", según el falo.

La juez aplica al exconcejal la modalidad más leve del delito, pese a reconocer "lo execrable de su conducta", ya que ésta no fue reiterada, sino que consistió en un hecho "aislado".

La resolución admite que este "gesto benevolente" puede "llamar la atención", pero matiza que así lo han decidido los integrantes del jurado popular, que están "sometidos a los principios de imparcialidad, responsabilidad y sometimiento a la ley como cualquier miembro de la carrera judicial".

De hecho, el jurado se mostró favorable en su veredicto a que se decrete la suspensión de la ejecución de condena contra Lara, que actualmente reside y trabaja como fontanero en Manchester (Reino Unido), y a que sea indultado por el Gobierno.