Las Provincias

València, 30 mar (EFE).- Investigadores del Hospital General de Sagunto y de dos empresas diseñarán un mapa de las conexiones entre las neuronas del cerebro de manera individualizada que servirá como información útil para un diagnóstico más preciso y personalizado de pacientes con esquizofrenia y autismo.

El proyecto de investigación Celexita se desarrollará a lo largo de este año y ha sido subvencionada con 250.000 euros por la convocatoria Retos-Colaboración del Programa Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación Orientada a los Retos de la Sociedad, en el marco del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016.

En él participan el Hospital General de Sagunto a través de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio)y las empresas Brain Dynamics y Tecnalia Research & Innovation, ha informado la Generalitat en un comunicado.

Los investigadores estudiarán la conectividad cerebral individual con el objetivo de desarrollar un biomarcador que ayude a mejorar el proceso de diagnóstico e investigación en enfermedades neurológicas.

Esta herramienta, orientada principalmente a la identificación y caracterización de pacientes de esquizofrenia y autismo, aportará información de utilidad sobre el funcionamiento básico del cerebro humano.

La investigadora del Hospital de Sagunto y Fisabio María de la Iglesia ha afirmado que el proyecto va a ayudar a entender mejor la función del cerebro para caracterizarla de forma personalizada, con el fin de desarrollar un producto competitivo en el que se pueda mostrar el conectoma humano, el mapa de conexiones entre las neuronas del cerebro, de manera individualizada.

El proyecto tiene el objetivo de definir una huella conectómica individual que recoja la información de la conectividad cerebral utilizando técnicas como la electroencefalografía, la resonancia magnética funcional y la resonancia magnética con tensor de difusión, y combinará datos de neuroimagen con distintas técnicas matemáticas, como análisis poblacional y teoría de grafos.

"Nuestro objetivo es explorar e identificar nuevos biomarcadores del cerebro, que sean útiles para neurólogos, neurocirujanos, neuroradiólogos, psiquiatras, y que puedan ayudar a un diagnóstico más preciso y personalizado", ha destacado.

La principal novedad del proyecto es que todos estos datos quedarán integrados en una plataforma que servirá de apoyo al estudio de enfermedades neurológicas y se adaptará a las necesidades del experto en neurociencia, ya que actualmente no existe ninguna plataforma de estas características.

Para el desarrollo, se procesarán más de 10.000 imágenes extraídas del Banco de Imágenes Médicas de la Comunitat Valenciana-BIMCV, entre otras bases de datos reconocidas a nivel mundial y se realizará un perfil de normalidad, utilizando un modelo poblacional con individuos sanos y sus resultados se compararán con los de grupos de pacientes asociados a diferentes patologías.

La investigación desarrollada en el laboratorio de la Fundación Fisabio se centra esencialmente en el estudio de la conectividad cerebral, que permite entender la organización del cerebro humano, cómo se activan distintas redes neuronales para realizar distintas tareas o cómo se alteran los patrones de activación en situaciones patológicas.

El laboratorio utiliza y desarrolla metodologías para detectar y cuantificar estos tipos de conectividad y su relación con la función cerebral, y combina distintas técnicas matemáticas para analizar las imágenes, interpretarlas e integrarlas con el conocimiento biológico y médico para obtener modelos que expliquen y predigan el funcionamiento cerebral en condiciones normales y patológicas.