València, 21 mar (EFE).- Las primeras Fallas declaradas Patrimonio de la Humanidad se han saldado con un total de 5.874 denuncias interpuestas por la Policía Local de València, 1.263 más que el año pasado, y con 92 detenciones por motivos diversos, 27 más que en la semana fallera de 2016.

Así lo ha explicado la concejala de Protección Ciudadana de València, Anaïs Menguzzato, en una rueda de prensa de balance de las actuaciones de su departamento en Fallas, en la que ha detallado que desde la Crida hasta la Cremà se ha puesto en marcha por primera vez un operativo especial compuesto por 600 agentes, 223 de ellos empleados los días 17 y 18 de marzo.

Las actuaciones de la Policía Local en Fallas, de las que Menguzzato ha afirmado sentirse "satisfecha", han incluido la interposición de un total de 5.874 denuncias, lo que supone un aumento respecto a la cifra de denuncias de 2016, que ascendió a 4.611.

Esta cifra incluye, según la concejala, 274 denuncias a puestos de alimentación que no tenían la documentación necesaria, 372 a puestos de venta ambulante, frente a las 188 de 2016, 15 a terrazas, 10 a churrerías, 6 a verbenas y 4 a barras de venta de bebida.

Asimismo, la Policía Local ha decomisado este año un total de 20.956 latas de bebida, 138 kilogramos de alimentos perecederos, 4.639 objetos de venta en la calle, sobre todo camisetas y zapatillas, frente a los 4.000 de 2016, y 24 carros para la venta ambulante.

En cuanto a las actuaciones relativas al tráfico en la ciudad, se han realizado 3.514 controles a vehículos, y se han retirado con grúa 724 turismos y motocicletas estacionados en la ciudad, 115 más que en 2016, cuando la cifra ascendió a 609.

Además, se han puesto denuncias a un total de 523 vehículos, y se han llevado a cabo 105 controles de alcoholemia con resultado positivo, más del doble de los 42 realizados en 2016.

Las controles sobre el uso y la venta de material pirotécnico se han incrementado también, lo que ha permitido pasar de 1.625 unidades incautadas en las Fallas del año pasado a 21.000 en las de este año, una cifra que incluye las actuaciones realizadas en establecimientos ilegales de venta, aunque las denuncias por incautación de material se han reducido de las 54 de 2016 a las 33 de este año.

La Policía Local y los Bomberos de València han llevado a cabo durante estos días 39 inspecciones conjuntas en las mascletàs y las despertàs, controles que han culminado con la interposición de 17 denuncias.

Por otra parte, los agentes de la Policía Local han atendido a 242 personas por intoxicaciones etílicas, un registro que ha descendido desde el año pasado, cuando hubo 326 atendidos por ingesta de alcohol.

En cuanto a la Cremà de los monumentos falleros, la noche del 19 de marzo los Bomberos de la ciudad redujeron en 45 minutos la duración del operativo especial, en el que intervinieron 221 bomberos y 77 vehículos en 95 comisiones en las que se estimó que sería necesario un control del fuego.

La responsable de Protección Ciudadana ha agradecido la labor de la Cruz Roja, que este año ha atendido a casi 900 personas en las celebraciones falleras, así como de los 22.000 voluntarios de Protección Civil.

"Nos sentimos satisfechos porque teníamos por delante un importante desafío este año, cuando se esperaba tener unas Fallas de gran afluencia, como así ha sido", ha afirmado Menguzzato, que ha añadido que la "mejor noticia" es "que no ha habido ningún incidente grave".

La concejala ha destacado que este ha sido el primer año que se ha montado un operativo exclusivo para Fallas y que se ha hecho "con la implicación y el visto bueno de las organizaciones sindicales".