València, 19 mar (EFE).- El PP de València ha valorado como "positivo" el primer año de las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad aunque ha resaltado la "improvisación" del gobierno municipal en la gestión de los actos falleros y su mala planificación de la limpieza y el transporte público.

En un comunicado, el portavoz del grupo municipal popular, Eusebio Monzó, ha destacado que al caer la cremà en domingo, la afluencia de visitantes y turistas ha sido masiva, "lo que con toda seguridad habrá generado una gran proyección internacional y un importante impacto económico en la ciudad".

A falta de que hoy concluyan las Fallas, Monzó, ha advertido que "ha habido bastante improvisación por parte del tripartito en la gestión de los actos falleros del Ayuntamiento, además de una mala planificación de los operativos de limpieza y de transporte público, que han sido claramente insuficientes".

"Los servicios del transporte público de EMT y metro y los de limpieza se han visto desbordados porque no se ha hecho una estimación correcta del volumen de gente que se iba a mover estos días por las calles de Valencia", ha apuntado.

El portavoz popular ha incidido en que "también ha habido un gran descontrol sobre la venta ambulante y los puestos de comidas sin autorización".

"No puede el Ayuntamiento, como ha hecho, inhibirse de su responsabilidad de inspección, porque ha habido barrios donde las planchas, con bombonas de gas y alimentos al aire, se han instalado sin controles de seguridad y sanitarios", ha añadido.

Monzó ha recordado que los tres conciertos que se iban a celebrar coincidiendo con la Ofrenda "se los inventó Ribó sobre la marcha, sin consultarlo con Junta Central Fallera, y sin tener ninguna garantía de que contarían con los permisos y con el dispositivo de seguridad que estable la legislación de espectáculos públicos".

"Estos conciertos fallidos responden a la obsesión del tripartito, con Ribó a la cabeza, de quitarle relevancia a las tradiciones y creencias de los valencianos", ha indicado.

El edil del PP ha destacado que "las Fallas nunca deben politizarse como ha pretendido hacer el tripartito, porque son patrimonio de todos los valencianos".

"A nuestro parecer, con en el monumento fallero de la plaza del Ayuntamiento, más allá de la sátira y la crítica que es esencial en las Fallas, ha habido un intento de politizar inaceptable", ha aseverado.

Según Monzó, "ahora solo queda que todo acabe bien y que la ciudad recupere la normalidad lo antes posible" y para ello, "lo deseable sería que para lograr ese objetivo con rapidez, los concejales del tripartito dejen sus discrepancias políticas de lado y trabajen por una vez todos de manera coordinada".