Las Provincias

Orihuela , 20 feb .- La compañía Rentokil Initial iniciará a finales de esta semana un tratamiento contra termitas y corcones en el Santuario de Nuestra Señora de Monserrate de Orihuela, que han causado daños en capillas, retablos y carpintería interior de este templo, con más de dos siglos de historia.

De arquitectura barroca, este santuario fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2008.

La citada empresa, contratada por la Archicofradía de Nuestra Señora de Monserrate, aplicará un "tratamiento intensivo en las zonas afectadas" para poner fin a la presencia de termitas subterráneas, hongos de pudrición, anóbidos (carcoma) y cermabícios (carcoma gigante) y prevenir su propagación a otras zonas no afectadas", según un comunicado de la mercantil.

Este tratamiento, según ha confirmado a Efe el secretario de la Archicofradía Nuestra Señora Virgen de Monserrate, Gonzalo Montoya, comenzará a finales de esta semana, se extenderá durante un mes aproximadamente y su importe asciende a unos 20.000 euros.

Este control antitermitas se ha realizado en dos ocasiones en los últimos diez años.

La cofradía, encargada de la custodia y conservación del santuario que acoge a la patrona de la ciudad, la Virgen de Monserrate, quiere así "garantizar la seguridad del templo, mantener las condiciones óptimas de salubridad y aplicar las medidas necesarias para controlar la expansión de este tipo de plagas".

Para eliminar la colonia de termitas, Rentokil Initial aplicará el sistema de cebado antitermitas 'SentriTech', utilizado desde 1997 para combatir plagas de termitas ya sea en edificaciones aisladas como en grandes conjuntos arquitectónicos.

Este método garantiza la eliminación de las colonias que afectan al maderamen y está basado "en un principio activo (hexaflumuron) que actúa inhibiéndola síntesis de la quitina e impide, asimismo, que los insectos, una vez que mudan su exoesqueleto, vuelvan a regenerarlo, por lo que mueren ante la imposibilidad de desarrollar una nueva piel", según la compañía.

El presidente de la archicofradía, Antonio García-Molina, ha subrayado la "necesidad" de intervenir de forma "rápida" para erradicar "estas plagas que están dañando las estructuras de un templo con más de dos siglos de historia y tan importante para los fieles de nuestra ciudad, al ser el santuario de la patrona".

"Con el tratamiento que los expertos llevarán a cabo, esperamos poner fin a los insectos presentes y, además, realizar una labor de monitorización para evitar que la plaga vuelva a reproducirse y se extienda a otras zonas contiguas, no afectadas por el momento", ha dicho.

Para financiar esta actuación, la Archicofradía ha tenido que solicitar un préstamo de 14.000 euros, avalado por la Diócesis Orihuela-Alicante, y ha solicitado ayuda a la Junta Mayor de Cofradías de la Semana Santa, que ha abonado 1.500 euros, comprometiéndose a aportar la misma cantidad de forma anual en los seis años que dura el préstamo.