Las Provincias

Castellón, 2 dic (EFE).- Colectivos de personas con discapacidad de Castellón lamentan la falta de accesibilidad en centros sanitarios y en servicios médicos especializados que dificultan pruebas médicas habituales y a priori sencillas, como hacerse una radiografía, revisarse la vista o subir al sillón de un dentista.

"Son prácticas sencillas para la mayoría de las personas pero todo se complica cuando un paciente llega en silla de ruedas. Entonces se pone en evidencia que la accesibilidad sigue siendo una asignatura pendiente en la mayoría de los centros hospitalarios y clínicas especializadas de la Comunidad Valenciana", explican desde Maset de Frater Castelló, una entidad social que ofrece servicios de atención integral a personas con discapacidad.

Sus usuarios "viven a diario esta situación" y reivindican, con motivo de la celebración este sábado del Día Internacional de las personas con discapacidad, que se cumpla la ley para resolver situaciones que suponen "una barrera" para muchas personas con movilidad reducida.

"El año pasado fueron 922 visitas médicas. Y en muchas se repitió la misma historia", lamentan.

"Para hacer una radiografía es muy habitual que sea necesario traer una grúa para mover al usuario desde la silla de ruedas, eso implica llamar a personal especializado y cuando está todo listo, hay veces que resulta muy complicado maniobrar porque la sala no tiene espacio suficiente, porque no es accesible", explica la directora del Maset de Frater, Rosa Gual.

"Muchas veces nos toca esperar hasta que han atendido al resto de personas y eso supone, si nos han dado cita a las diez, perder toda la mañana", añade.

Frater dispone de una residencia y un centro de día en el Grao de Castellón, en el que atiende a unas 60 personas todo el año, un tercio de las cuales lleva más de veinte años en la entidad.

La atención a la salud se ha convertido con el paso del tiempo en una de las actividades que más recursos humanos y de tiempo requieren en Frater, explican desde el colectivo.

El grado de discapacidad que presentan las personas del centro de día y la residencia, junto con el deterioro producido por la edad, hacen que los problemas de salud sean cada vez más numerosos y se agraven.

"Cada día realizamos una media de tres actuaciones individuales en atención primaria, hospitalización y atención especializada, por lo que la planificación de la atención sanitaria de cada residente para tratar y prevenir los problemas de salud supone la coordinación de varios profesionales del centro con los servicios externos", remarca el presidente de Frater, Joaquín Nebot.

Durante el último año, tras las visitas a atención primaria, las especialidades más demandadas han sido odontología, radiología, rehabilitación y neurología.

"La falta de accesibilidad que encontramos en las calles, comercios o edificios públicos, la echamos en falta también en los hospitales y en la tecnología médica", remarca Gual, consciente de que este año se cumple el décimo aniversario de la aprobación de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad por parte de la ONU, ratificada por España en 2007.

Frater participará este sábado en los actos organizados en Castellón con motivo del Día Internacional que se celebrarán en la plaza Santa Clara, donde seguirá mostrando su actitud crítica ante la lista de espera para la "valoración" de dependencia y su apoyo a los diecisiete objetivos para un Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.