Las Provincias

Castellón, 1 dic (EFE).- Medio centenar de representantes del Moviment Veïnal Transversal de Terres de l'Ebre i Nord de Castelló se han concentrado esta tarde ante la Subdelegación del Gobierno en Castellón para exigir la liberalización de la AP-7 con el objetivo de "salvar vidas" y "potenciar la economía".

Los manifestantes han recordado que la liberalización es la alternativa más segura a la congestionada carretera N-340, por la que circulan 25.000 vehículos y que en los últimos seis años se ha cobrado más de 130 vidas en accidentes de tráfico entre Castellón y Tarragona, "el 80% de ellos choques frontales que se evitarían con una vía con dos carriles por sentido".

Así lo ha explicado uno de los portavoces de la plataforma tras la concentración, que ha arrancado con una performance para escenificar las muertes registradas en la N-340, y durante la cual se han leído lemas con un mensaje único: AP-7 gratuita ya!

Este movimiento vecinal ha llevado a cabo desde septiembre de 2015 cortes semanales en diferentes puntos de la N-340 "para hacer visible la necesidad de la gratuidad de la AP-7 como única vía alternativa", han recordado desde el colectivo.

La plataforma ha sido muy crítica con la concesionaria de la autopista, Abertis, y pone de manifiesto el "agravio comparativo que se sufre en la AP-7 respecto a otras españolas, y que demuestran que este es un negocio del que sólo se benefician unos pocos".

Han afirmado no entender cómo desde 1998, cuando terminó la concesión de la autopista, "ésta se ha renovado tres veces sin salir a concurso" y lamentan, citando un estudio del círculo de empresarios de Cataluña, que la ciudadanía ha pagado 157 veces la autopista, "porque cada seis meses se amortiza".

Sobre el fin de la concesión en 2019, han afirmado que no se conforman con esta fecha y dudan: "Nuestro miedo es que no se está luchando sólo por renovar la concesión sino que se está buscando el pago por el uso para las vías rápidas".