Las Provincias

Valencia, 1 dic (EFE).- La Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) ha presentado hoy en Valencia los resultados de una encuesta que muestra que el 40 % de los usuarios no sabe qué significa el pictograma que indica que un juguete no está recomendado para menores de 3 años, entre otras indicaciones.

Estos y otros datos se desprenden de la encuesta realizada con motivo de la campaña "Embárcate en un proyecto seguro", en la que la CECU colabora con la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), según un comunicado de esta asociación

La encuesta advierte de que la mayoría de los consumidores desconoce los aspectos básicos de la seguridad de los juguetes, como demuestra el hecho de que el 37 % no conoce el significado del marcado CE.

Desde la Asociación de Fabricantes de Juguetes han recordado que el etiquetado es la primera información sobre seguridad que recibe el consumidor, y han destacado que "debe ser determinante en su decisión de compra".

Así, para que un juguete se pueda vender en los comercios de los países de la Unión Europea debe llevar el marcado CE, que significa que el fabricante se hace responsable de la seguridad del producto.

Además, debe incluir la dirección del fabricante y, en su caso, del importador, así como las advertencias necesarias para el uso seguro del juguete, si las hay, que irán precedidas de la palabra "Advertencia" y estarán redactadas, al menos, en español.

Entre estas advertencias, desde la AEFJ han destacado la de los juguetes no destinados a niños menores de 3 años, que puede ser sustituida por un pictograma consistente en círculo rojo tachado con la cara de un bebé y los números 0-3 (por años) o 0-36 (por meses).

En este sentido, han denunciado que el 40 % de los usuarios encuestados afirma que desconoce el significado de este pictograma.

Además, los juguetes dirigidos a niños menores de 36 meses han de cumplir una serie de requisitos específicos, como la ausencia de partes o bolas pequeñas o cuerdas largas.

Por otra parte, han alertado acerca de la existencia de juguetes falsificados, y han recordado que "la diferencia importante en el precio de un juguete respecto a otro al que se parece debe encender las alarmas de los usuarios".

"Una empresa que no tiene reparos en falsificar un juguete, seguramente tampoco los tendrá a la hora de incumplir las normas de seguridad", han añadido, y han denunciado que el ahorro en costes "se traduce en un ahorro en seguridad".

En este sentido, la encuesta realizada por CECU revela que cerca de un 10 % de los usuarios afirma haber comprado alguna vez, a sabiendas, un juguete falsificado.

Este comportamiento, han subrayado desde la asociación, "no sólo tiene un efecto directo sobre la seguridad de los niños, sino que también afecta al sector del juguete en nuestro país", puesto que, han detallado, las falsificaciones destruyen el 13,7 % del empleo directo del sector cada año en España.

El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, José Antonio Pastor, ha considerado que la seguridad en los productos es "algo indispensable por el especial cuidado que debemos tener con el público al que vamos dirigido".

En este sentido, ha afirmado que el 16,6 % de las ventas del sector del juguete en España se pierde debido a la falsificación, y ha apelado a "un cambio en la mentalidad de los usuarios".

Por todo ello, los fabricantes han presentado sus principales apuestas para la próxima campaña, los "Juguetes Estrella 2016", "diseñados y pensados para cubrir las necesidades de ocio y desarrollo de cada niño, juguetes avalados por la calidad de una marca y sometidos a controles de seguridad".