Las Provincias

Valencia, 1 dic (EFE).- El Palau de Cerveró de la Universitat de València celebra el 200 aniversario de la invención del estetoscopio con una exposición que pretende dar a conocer "la evolución de uno de los instrumentos médicos más conocidos".

La exposición, titulada "Escuchar para auscultar. Los sonidos de la Medicina", se inaugura esta tarde y podrá visitarse hasta el próximo 23 de marzo, han informado fuentes de la Universitat en un comunicado.

En la muestra se explica la tipología de este elemento clave en la consulta y símbolo de la profesión médica, inventado por el médico R.T.H Laënnec en 1816, así como el desarrollo del conocimiento del cuerpo humano y de la relación con el paciente.

La exposición incluye imágenes y textos, así como documentos originales de la Biblioteca Histórica del Instituto de Historia de la Medicina y la Ciencia López Piñero, como por ejemplo, la segunda edición original del libro de René Laënnec "Traité de la auscultation mediate et des poumons et du coeur", de 1826.

Además, realiza un recorrido por algunos estetoscopios antiguos del siglo XIX cedidos por el Ilustre Colegio de Médicos de Valencia o seleccionados desde los fondos de la colección científico-médica de la Universitat de València, entre otros, hasta llegar a los diseños más modernos de la actualidad.

Los materiales históricos contrastan con la ilustración realizada por el dibujante Raúl Salazar o el apartado de audio de la sala donde se pueden escuchar, a través de auriculares, diferentes sonidos cardiorrespiratorios reales proporcionados desde el Departamento de Medicina (Neumología y Cardiología) de la Facultat de Medicina i Odontologia de la Universitat de València.

La aparición del estetoscopio significó una aproximación auditiva al interior del cuerpo humano y este utensilio fue pasando desde sus inicios por diferentes materiales y formas, con el objetivo de mejorar la audición y facilitar su uso.

Evolucionó desde el monoaural (en una oreja) hasta el conocido binaural (utilizando las dos orejas), y fue progresivamente modificando sus componentes teniendo como finalidad principal la auscultación pulmonar y cardiaca, pero también los sonidos abdominales, tanto en adultos como en niños, y en mujeres embarazadas.

El descubrimiento del médico R. T. H. Laënnec, que inventa un artefacto en 1816 enrollando una hoja de papel primero, para posteriormente convertirlo en un tubo de madera, colaboró decididamente en la nueva visión de la medicina clínica y la relación con el paciente.

Este objeto adquirió la denominación de estetoscopio, "steto", pecho, y "scopio", visión, ayudando a escuchar con una mayor nitidez los sonidos cardiacos y respiratorios de otras partes del cuerpo, han explicado las mismas fuentes.

La exposición, comisariada por el médico pediatra Joan Lloret, estará acompañada de actividades complementarias, como un seminario dedicado a la auscultación y otras consideraciones en la evolución clínica, así como de un ciclo de cine en el mes de febrero, con una selección de películas vinculadas a la tecnología en los avances de la medicina.