Las Provincias

Valencia, 1 dic (EFE).- El centro del Carme de Valencia exhibe desde hoy y hasta el 22 de enero la muestra "La mirada de Kati Horna. Guerra y Revolución (1936-1939)", que reúne 98 de las instantáneas que la fotógrafa anarquista logró salvar de su estancia en España durante la Guerra Civil.

La muestra "recupera la memoria histórica de nuestro país y a su vez pone en valor el trabajo de una creadora comprometida con su trabajo y con su tiempo", ha señalado hoy el director del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, José Luis Pérez Pont, durante la presentación de la exposición.

Esta muestra, ha explicado Pont, surge de la colaboración entre el Consorci de Museus y el sindicato CGT del País Valencià, y responde al objetivo del consorcio de "abrir el Centre del Carme a la sociedad civil y al ámbito asociativo de la Comunitat Valenciana".

"La mirada de Kati Horna. Guerra y Revolución (1936-1939)" pone además el acento sobre las aportaciones de la mujer en este ámbito y la importancia de esa otra mirada de nuestro pasado", ha señalado el director del consorcio.

Según ha explicado, Horna es una de las creadoras más inusuales y auténticas del siglo XX, "una obrera de la fotografía" como se definía ella misma.

Feminista, solidaria y libertaria, la artista nacida en Budapest en 1912 y participante de las vanguardias de entreguerras fue llamada a documentar y dar testimonio del trabajo transformador que estaban llevando adelante la CNT y la clase trabajadora durante la Guerra Civil.

La exposición reúne 98 instantáneas, algunas de ellas inéditas, de las 270 que la fotógrafa anarquista logró salvar de su estancia en España durante la Guerra Civil.

A la presentación de la muestra han asistido también la secretaria del sindicato CGT-PV, Emilia Moreno, y el comisario de la exposición, José María Oterino.

Moreno ha señalado de Horna que, a diferencia de otros fotógrafos, "transmitió el trasfondo de las retaguardias", y ha destacado que uno de los bloques de la exposición habla sobre los refugiados que fueron acogidos por hombres y mujeres de ciudades como Valencia en un ejemplo de generosidad.

La secretaria de CGT-PV ha defendido que "si queremos cambiar el mundo, desarrollar el pensamiento crítico, esta exposición es una buena herramienta para llevarlo a cabo".

Por su parte, el comisario de la muestra, José María Oterino, ha destacado "los fotomontajes que entroncan con el pasado de Kati Horna influenciada por el surrealismo, que recuperaría también en la última etapa de su vida", y que permiten mostrar lo que la realidad no enseña.

La Guerra Civil española fue la primera guerra profusamente registrada en los principales medios de comunicación de la época, y la cobertura de este conflicto no tenía precedentes, ha indicado Oterino.

Además, la aparición de cámaras más rápidas, la Leica, pero también el deseo de un compromiso antifascista por parte de numerosos reporteros, hizo que periodistas y fotógrafos de todo el mundo vinieran a contar esta guerra, entre ellos brigadistas, intelectuales, artistas, escritores, poetas, fotógrafos, y mujeres pioneras como Gerda Taro, Tina Modotti y Kati Horna.

Horna estuvo siempre en la retaguardia, no llegó a pisar el frente, y retrató con su Rolleiflex maravillosas imágenes de lo cotidiano, siempre con una mirada tierna hacia los niños, las mujeres y las víctimas de los bombardeos.

Muchas de sus imágenes fueron publicadas en revistas como Libre studio, Tierra y libertad, Mujeres libres y Umbral, y parte esa producción de Kati Horna ha sido reeditada ahora por el sindicato CGT.