Las Provincias

Valencia, 1 dic (EFE).- El economista Alan B. Krueger, ex asesor jefe del gabinete económico de Barack Obama, ha defendido hoy que la recuperación económica de Estados Unidos necesita un sistema financiero "estable", y se ha mostrado preocupado por las políticas de inmigración y comerciales anunciadas por Donald Trump.

Krueger, que ha ofrecido hoy una conferencia en el segundo congreso internacional Connecting Plus, que se celebra hoy y mañana en Valencia y aborda los nuevos desafíos de la economía global, ha considerado una política "equivocada" la reducción "radical" de los impuestos anunciada por el nuevo presidente de EEUU.

A juicio del economista, el momento actual "no es el adecuado" para la adopción de esta medida, y ha mostrado su preocupación por las ideas de Trump respecto a las políticas de inmigración y por su campaña, que "ha pretendido dividir para buscar un enfoque más proteccionista para el comercio" y que a su juicio "va a dañar a Estados Unidos y al mundo en general".

Krueger considera que la situación económica de Estados Unidos no ha influido en el resultado electoral, ya que Obama fue reelegido "cuando al economía estaba peor", y ha señalado que a Trump "le fue bien donde el nivel educativo es más bajo".

El economista ha señalado asimismo que tras las elecciones habló con Obama sobre el resultado y éste le dijo que él "no había perdido" porque no se había presentado a las elecciones, y se ha mostrado convencido de que si Michelle Obama le hubiera dejado volver a presentarse "habría vuelto a ganar".

Krueger, director de investigación de la Universidad de Priceton (Nueva Jersey, Estados Unidos), ha hecho un repaso de su etapa en el gabinete de asesoramiento económico de Barack Obama, durante los años 2011-2013, en plena crisis económica en el país y a nivel mundial.

En este etapa, ha indicado, aprendió diez lecciones, entre ellas que la crisis necesita de actuaciones duras, aunque sean impopulares, la necesidad de un plan de actuaciones, estrategias alternativas, y la previsión del fracaso.

Ha destacado como medidas positivas que llevaron a superar la crisis el que el gobierno estadounidense financiara sus infraestructuras con impuestos; un cambio de la mentalidad de "la austeridad al gasto" con programas públicos de estímulo al consumo, o la reducción del gasto en Defensa, entre otras.

A su juicio se podían haber adoptado otras medidas, como la contratación directa por parte del Gobierno cuando el desempleo en el país se encontraba en el 10 por ciento.

Ahora bien, ha indicado que "cuanto más se ha dilatado la recuperación más ha llegado el consumo a la normalidad y esto va a impulsar la recuperación en los próximos años", y ha celebrado que las tasas actuales de desempleo en Estados Unidos hayan bajado ya al 5 % y haya disminuido el parado de larga duración.

Sobre la situación de España, el economista ha manifestado que aunque se ha bajado del 25 al 19 % la tasa de desempleo esta cifra es "intolerable y nos indica que hacen falta medidas extraordinarias".

"España todavía no se ha recuperado porque el Producto Interior Bruto (PIB) está más bajo que antes de la recesión, pero lo bueno es la tendencia al alza", ha agregado.

El encuentro empresarial internacional Connecting Plus, organizado por la Federación de Empresarias y Profesionales BPW Spain con la colaboración de EVAP-BPW Valencia, reúne a más de 600 personas de hasta 30 nacionalidades y a expertos, que abordarán los nuevos desafíos en la economía global.