Las Provincias

Valencia, 30 nov (EFE).- Los carteles anunciadores de la candidatura de las Fallas a Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad que recogían los oficios y motivos que debían llevar a este reconocimiento mundial se han convertido en una falla que Valencia quemará para celebrar su ingreso en la lista de la Unesco.

Confeccionada con un 99 % con madera y unas dimensiones de 12 metros de alto por 6 de base, el monumento ha sido plantado a pulso esta tarde frente a las emblemáticas Torres de Serranos, donde unas dos mil personas se han reunido para celebrar el reconocimiento que ha recibido el mundo fallero.

Al grito de "¡arriba", el monumento ha sido levantado por varias personas para rememorar y reivindicar la tradicional plantà hecha a mano y como ejemplo del esfuerzo colectivo necesario cada año para que las Fallas sean una realidad y, una vez plantada, se ha llevado una sonora ovación.

Se trata de la versión fallera del cartel diseñado por Iban Ramón que, según ha explicado el artista que se ha encargado de su construcción, Juanjo García, reproduce una columna clásica en cuya base se leen las razones que "aguantan" la fiesta y la han llevado al más alto nivel de reconocimiento internacional.

La expresión de la creatividad colectiva premiada por la Unesco se refleja en la sección partida de la columna, donde se aprecia el caballete de la falla y la estructura de donde cuelgan un puñado de lápices de colores que no paran de moverse y que simbolizan que esta inventiva fallera nunca para, ha informado la Junta Central Fallera.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, y las falleras Mayor, Raquel Alario, e Infantil, Clara Parejo, junto a sus respectivas cortes de honor, han presenciado la plantà de la falla en un acto que ha estado amenizado por la música desde antes de su inicio y ha concluido con un espectáculo de fuegos artificiales.

Después, los valencianos presentes en el acto han protagonizado un espontáneo canto del Himno Regional a capella y han animado la cita con gritos de "¡Som patrimoni, som patrimoni!", mientras Ribó contribuía al traslado de sacos de arena hasta la base del monumento para fijarlo.

La vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, se ha acercado hasta las torres de Serranos una vez acabada la sesión de control al Consell en Les Corts, en la que ha participado, e igual que Ribó, ha posado con los ciudadanos que se lo pedían.

La falla con la que los valencianos celebran el reconocimiento de la Unesco permanecerá plantada hasta el próximo domingo cuando, siguiendo la tradición fallera, será pasto de las llamas para anunciar oficialmente que las Fallas ya son Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Ese mismo día, a las 17.00 horas, hay previsto una recepción en el Palau de la Generalitat, con parlamentos del alcalde, la fallera Mayor y el president de la Generalitat, Ximo Puig.

A las 18.30 horas, la fiesta se trasladará a las Torres de Serranos, donde la Fallera Mayor protagonizará la tradicional Crida en la que llama a los valencianos a participar en la fiesta, pero en esta ocasión, su invitación se extenderá a toda la Humanidad.

Tras un juego de proyecciones de luz sobre la fachada de las torres, una espectáculo musical pondrá el colofón a la bienvenida oficial de las Fallas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.