Las Provincias

Valencia, 30 nov (EFE).- El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha mostrado hoy su satisfacción por el reconocimiento a las Fallas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco y ha defendido que es un "premio al carácter cultural" de la fiesta y paras todos los valencianos y quienes trabajan en el mundo fallero.

En una intervención en el Salón de Cristal tras conocer la decisión hoy en Addis Abeba (Etiopía) del Comité intergubernamental de patrimonio cultural inmaterial, Ribó ha asegurado que era un día "magnífico" por la confirmación de un "reconocimiento mundial que tiene muchas repercusiones".

Ribó ha seguido los momentos previos de la elección de la Fallas como Patrimonio de la Unesco en el despacho de la Chimenea junto al president de la Generalitat, Ximo Puig; la vicepresidenta, Mónica Oltra; la fallera mayor, Raquel Alario; el artista mayor del gremio, José Ramón Espuig, y gran parte de la corporación municipal.

Ha citado la repercusión económica pero especialmente ha valorado que "es un premio cultural, a la cultura festiva, al carácter cultural de las Fallas", además de un reconocimiento al trabajo de los miles de personas que trabajan a diario con los monumentos, el teatro, la música o la vestimenta fallera.

Ribó ha descrito el camino hasta este título internacional como una "carrera de relevos" y ha señalado que el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, presente en Etiopía, "ha estado en la última etapa".

"Pero ha habido muchas personas que han trabajado por este premio, en la Junta Central Fallera, el Ayuntamiento, entre los falleros, y quiero reconocerlos a todos", ha concluido Ribó, quien luego ha confesado ante los medios que "estaba nervioso, confiado pero no seguro".

El concejal del PP Félix Crespo era el presidente de la Junta Central Fallera cuando en 2009 se gestó la idea de presentar la candidatura a la Unesco para "buscar otras ventanas donde presentar y promocionar las Fallas", como ha explicado hoy tras conocer la noticia.

Ha señalado que cuando le comentó la idea a la entonces alcaldesa Rita Barberá, esta no le "dejó ni acabar" su exposición y le dijo que había que "conseguir ese reconocimiento para las Fallas" como fuera, "sin escamotear esfuerzos", y a partir de 2011 se inició el camino.

"Este reconocimiento es una parte alícuota a repartir entre los más de 100.000 falleros que ejercen en la ciudad de Valencia y todos los de la Comunitat Valenciana que en sus pueblos han hecho suya la fiesta de las Fallas", ha agregado.

El portavoz de Ciudadanos (C's) en Valencia, Fernando Giner, ha felicitado a los valencianos y al mundo fallero y sus distintos sectores como el de la pirotecnia, la música, los artistas falleros por el reconocimiento de la Unesco y ha asegurado que debe servir de "revulsivo para el futuro".

En un comunicado, ha asegurado que "se ha recorrido un largo camino que hoy ve la luz con el visto bueno de una de las instituciones culturales más importantes del mundo, la Unesco".

"Las Fallas son una de las expresiones culturales más relevantes de los valencianos que tienen lugar en 160 municipios. Es una fiesta que vertebra la Comunitat Valenciana sin olvidar que también se celebra fuera de nuestras fronteras", ha añadido.

La fallera mayor de Valencia ha asegurado que estaba "feliz y orgullosa" por haber "hecho historia" y ha defendido que "ser Patrimonio no es la meta, es el camino del mundo fallero para hacer la fiesta mejor y buscar la excelencia".

Para el artista mayor del gremio, el reconocimiento es una "recompensa" del trabajo de sus antepasados y un "regalo" que dejan a sus nietos, y ha expresado la "felicidad" de los artistas falleros "por pertenecer a esta gran fiesta" y contribuir con su arte a "continuar haciéndola grande".