Las Provincias

Valencia, 30 nov (EFE).- El presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, ha calificado de "muy positivo" el esfuerzo inversor que realizará la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) para la mejora de la línea ferroviaria Sagunto-Teruel-Zaragoza.

El puerto de Valencia invertirá 50 millones de euros para la mejora de la línea ferroviaria, en un proyecto que contempla actuaciones en quince tramos y la reducción del trayecto en torno a una hora.

Para Navarro, los resultados positivos del recinto portuario y las razonables perspectivas de su crecimiento han alentado a la APV a solicitar un préstamo al Fondo Financiero de Accesibilidad Terrestre Portuaria para invertir 50 millones de euros en esta infraestructura cuya mejora reivindican los empresarios valencianos "desde hace décadas".

Su mejora hará "más eficiente y competitiva" la conexión ferroviaria del principal nodo logístico marítimo del Mediterráneo y Zaragoza y su zona de influencia, uno de los principales nodos logísticos de la península, según un comunicado de la patronal.

Los 50 millones de euros anunciados por el presidente de la APV vienen a sumarse a los 47 ya aprobados por el ente para la mejora del acceso ferroviario a Sagunto (31 millones de euros), los apartaderos en el tramo de Teruel (13 millones de euros) y la playa de vías de Parc Sagunt (3 millones).

El presidente de la CEV ha recordado el Estudio del Corredor Cántabro Mediterráneo impulsado por la confederación y coordinado por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) en colaboración con la Autoridad Portuaria de Valencia, el Ayuntamiento de Sagunto y de las empresas asociadas a la CEV Noatum y Logitren Ferroviaria.

Ese estudio ponía el acento en el "negativo" impacto económico y medioambiental que supone "la actual deficitaria infraestructura ferroviaria" y concluía que los servicios de la línea Valencia, Zaragoza y el País Vasco se ven obligados a utilizar rutas alternativas, lo que supone la realización de 365.000 km más al año, con un coste energético adicional de 1,65 millones de euros y una emisión adicional de 11.570 toneladas de CO2.

Navarro ha adelantado que el segundo informe en el que trabaja la CEV, que finalizará en febrero de 2017, en colaboración con las autoridades portuarias de Valencia y Castellón y empresas vinculadas al sector ferroviario logístico, evaluará el volumen de mercancías que podría absorber esta vía en condiciones óptimas de funcionamiento.