Las Provincias

Valencia, 30 nov (EFE).- Miguel Zorío, impulsor de la asociación Marea Valencianista, presentó hoy en la oficina del accionista del Valencia una propuesta para que el club compre las acciones del inversor Peter Lim y así "recuperarlo para los valencianistas y dar una solución a la crisis deportiva, económica y social que vive".

"Si este año bajamos a Segunda División, el club desaparecerá y habría que empezar de nuevo desde Tercera", advirtió Zorío, que en su día fue vicepresidente del Valencia.

Tras registrar esa propuesta explicó a los medios cuáles serían los pasos a seguir y señaló que el primero es que Lim sea consciente "de que su época aquí ha terminado" y el segundo, establecer los mecanismos para pagarle "doscientos o 220 millones" para que renuncie a sus acciones.

Zorío dijo que la idea es vender "jugadores por valor de cien ó 120 millones" a criterio de una nueva dirección deportiva. El club se los vendería a Lim a cambio de parte de sus acciones y el inversor y su 'socio de facto' el agente Jorge Mendes serían los encargados de venderlos a continuación".

La segunda cantidad llegaría de la parcela hotelera del nuevo Mestalla, que se le entregaría con un valor de unos cincuenta millones de euros. "Serían un total de 170 millones sin sacar el dinero de la caja", destacó.

"Los treinta o cuarenta millones de euros que quedarían se le pagarían en un plazo de treinta o cuarenta años", afirmó Zorío, que dijo que sólo negociarán con Lim y Mendes y que apuntó que les tendrían que dar entrada en el consejo de administración para realizar la transición y pasar a gestionar la entidad.

En el área deportiva dijo que contaría con el ex director deportivo Javier Subirats, en el área económica con Juan Manuel Romero y en el área social con Jaume Part, ex presidente de la asociación de peñas.

"Supongo que en este primer envite dirán que no y posteriormente los acontecimientos harán que nos sentemos. De la forma que se gestiona el club, están preparando para venderlo y algo de información puedo tener de eso. El señor Lim pide doscientos millones. Así lo ha hecho con un grupo chino este mismo mes", dijo.

Posteriormente el club vendería en cinco años esas acciones entre tres patrocinadores, que aglutinarían un máximo de un treinta por ciento, que pagarían unos quince millones, entre los socios de las zonas VIP del nuevo estadio, que pagarían unos diez, y los 50.000 socios del resto del estadio.

Éstos pagarían durante cinco años 104 euros en sus pases para adquirir esas acciones y aportar veintiséis millones.

En su plan cuenta con que prospere la denuncia que va a interponer en las próximas semanas contra la última ampliación de capital.

"Rebajaríamos el capital social y a los accionistas les costaría 520 euros en cinco años y una vez acabe ese proceso se producirían elecciones", culminó.

Respecto a la situación económica del club, Zorío dijo que la clave sería acabar de manera inmediata el nuevo estadio para lo que se firmaría un contrato a veinticinco años y con unos 35 millones de ingresos para el club por año con una empresa de explotación.

"Eso te permite negociar con cualquier entidad para conseguir la financiación para acabarlo", dijo, tras cifrar en cien millones el dinero necesario.

Con el estadio, que podría estrenarse en la temporada 2019-20, en marcha, habría que vender la parcela del antiguo Mestalla y así acabar "de una manera u otra" con la deuda bancaria.