Las Provincias

Valencia, 30 nov (EFE).- Un equipo técnico impulsará nuevas medidas para seguir reduciendo la factura energética en la ciudad de Valencia, que supone el 4.2 % del presupuesto municipal, y continuar así con el ahorro, que ya ha sido de 1.828.947 euros anuales en alumbrado público con el Plan de Eficiencia energética.

Según han informado fuentes municipales, para el año 2017 se contempla una previsión de 11'33 millones para alumbrado público, 1'7 millones para consumo en las escuelas y 5'4 para las dependencias municipales, pese a que el descenso registrado desde 2010 a 2015 se eleva a 6.275.000 euros, de los cuales 6.105.000 corresponden a alumbrado público.

El concejal de Gobierno Interior, Sergi Campillo, ha destacado los resultados del Plan de Eficiencia Energética, financiado con 4 millones de euros a interés cero a través del Fondo Nacional de Eficiencia Energética, que va a suponer una reducción del 30% del consumo y un ahorro anual de 1.828.947 euros.

Ha explicado que la aplicación presupuestaria de energía contempla para 2017 una reducción de las partidas, entre alumbrado público (2.599.399 euros) y dependencias municipales (237.429 euros), de más de 2.800.000 euros con respecto a 2016.

Ha añadido Campillo que, "a través del Plan de Apagado estamos reutilizando farolas de algunos lugares donde sobraba luz para llevarlas a otros barrios donde las que había eran mucho más antiguas" ya que "este gobierno no quiere malgastar ni un euro".

Mañana se formalizará la constitución de una comisión técnica, cuya tarea será impulsar nuevas medidas para reducir la factura energética, según han informado en rueda de prensa los concejales Jordi Peris, responsable de Cambio Climático y Participación, y Sergi Campillo, responsable de Gobierno Interior, que han presentado el Diagnóstico Energético y Plan de Actuación del Ayuntamiento.

Mañana se abordará de manera integral y transversal la cuestión de la energía en todos los edificios municipales, con la intención de, a partir de la auditoría energética que hemos hecho, establecer las medidas y prioridades más oportunas para avanzar hacia una reducción del consumo y un modelo de consumo energético más sostenible", ha asegurado Jordi Peris.

Este diagnóstico es el punto de partida para continuar con las iniciativas de ahorro y eficiencia energética, ha explicado Campillo, quien ha añadido que el equipo de trabajo constituido por trabajadores de Servicios Centrales Técnicos, Ciclo Integral del Agua, Palau de la Música, Inndea, Servicio de Energías Renovables y EMIVASA "serán los encargados de hacer un seguimiento mensual de suministros para reducir los costes energéticos".

Eel ahorro generado, ha resaltado Campillo, permite poder acometer "inversiones en barrios o proyectos participativos", además de "destinar 500.000 euros a la reposición de instalaciones de cable de cobre que ha sido sustraído y "acometer nuevas medidas de ahorro energético en el alumbrado público".

"Este diagnóstico plantea también medidas para mejorar los hábitos, prácticas y comportamientos en materia de consumo energético que sumen ahorro", ha finalizado Campillo.