Las Provincias

Valencia, 30 nov (EFE).- El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha asegurado durante la clausura del sexto "Seminario Internacional Rroma Reflexión y Memoria del Holocausto", que las Administraciones deben "promover espacios de encuentros para lograr la plena integración del pueblo gitano".

Durante el acto, Moragues ha emplazado a avanzar en la convivencia entre culturas "trabajando con los más jóvenes y combatiendo los comportamientos de intolerancia" y ha defendido que uno de los objetivos del Gobierno es la plena integración del pueblo gitano.

El seminario, organizado por La Federación Maranatha de Asociaciones Gitanas, ha reunido desde el pasado miércoles en Valencia a expertos de quince nacionalidades para difundir, indagar y profundizar sobre la historia del pueblo gitano y rescatar la memoria histórica del genocidio romaní en la Segunda Guerra Mundial.

"Vuestro trabajo es muy importante. Conocer la historia es fundamental para no repetir errores y foros como éste contribuyen a crear un mundo más abierto e intercultural, y nuestra obligación, como Administraciones Públicas es promover estos espacios de encuentro", ha señalado.

Ha recordado que el Gobierno aprobó la Estrategia Nacional para la Inclusión de la Población Gitana (2012-2020), desarrollada "con una implicación activa de organizaciones de la sociedad civil y asociaciones gitanas", la educación, el empleo, la salud y la cultura como ejes prioritarios.

"Es nuestro marco referencia, las claves para conseguir y alcanzar la plena integración social a través de la formación y la promoción del colectivo y su cultura", ha añadido.

Moragues ha emplazado a "seguir trabajando juntos, Administraciones y asociaciones y no dejarnos caer en la autocomplacencia y combatir la exclusión social, los comportamientos de intolerancia y trabajar con los más jóvenes en la cultura del respeto y el entendimiento mutuo como elementos determinantes para la convivencia".

Este Seminario ha contado con la participación de más de un centenar de personas y se incardina dentro del proyecto Mem Rom, co-financiado por el Programa "Europa con los Ciudadanos" de la Unión Europea, con el objeto de visibilizar el genocidio sufrido por el pueblo gitano durante la Segunda Guerra Mundial.