Las Provincias

Valencia, 30 nov (EFE).- El embajador de Irán en España, Mohammad Hassan Fadaifard, ha asegurado hoy que es el momento de desarrollar proyectos con el país, que ofrece oportunidades para las empresas valencianas en maquinaria para el sector agrario y la industria agroalimentaria, TIC, energías renovables e industria química.

Fadaifard ha explicado hoy una jornada organizada por Cámara Valencia en colaboración con el ICEX las oportunidades que su país ofrece a las empresas valencianas tras el levantamiento de las sanciones que han permitido al país regresar al mercado global y reintegrarse económicamente en el mundo.

La balanza comercial entre España e Irán era de 5.000 millones de euros hace unos años, pero las sanciones dejaron la balanza en sólo un 10 por ciento de la cifra anterior, ha informado la Cámara en un comunicado.

Esta bajada, según Fadaifard, se produjo también en todos los países de la Unión Europea, pasando de 50.000 millones a 5.000.

En su intervención ante medio centenar de empresarios, Fadaifar ha manifestado que el país empieza un nuevo capítulo en las relaciones con países europeos, y sólo en los primeros seis meses de este año, las relaciones comerciales se han incrementado un 170 por ciento.

En la jornada se han definido oportunidades de inversión para empresas valencianas en los sectores agroalimentario (producción de alimentos y conservas), fabricación de vehículos y piezas, cooperación portuaria, agricultura, cerámica y gestión del agua.

Por su parte, el presidente de Cámara Valencia, José Vicente Morata, ha recordado que Irán presenta oportunidades para las empresas de la Comunitat Valenciana de los sectores de maquinaria para el sector agrario y la industria agroalimentaria, el mercado de las TIC y energías renovables y la industria química y manufacturas de plástico.

Respecto a las posibilidades de exportación de empresas españolas, el embajador ha destacado la complementariedad entre ambas economías y las áreas en las que se puede trabajar.

Entre los ejes económicos prioritarios, el embajador ha destacado tres objetivos: fortalecer el sector privado y reducir la dependencia del petróleo; mejorar la cooperación económica con otros países y atraer inversión extranjera con medidas como las ventajas tributarias y las facilidades al inversor.

El embajador ha explicado algunos de los grandes proyectos que piensa acometer el país y que tendrán una inversión de 36.000 millones de dólares en los próximos cinco años, entre ellos, proyectos de modernización de instalaciones de refinerías y pozos petrolíferos, proyectos de optimización del consumo energético, inversión en recursos para la gestión del agua e infraestructuras como la construcción de seis aeropuertos internacionales, el desarrollo del metro de Teherán, trenes de alta velocidad, 400 hoteles de cuatro y cinco estrellas, tres hospitales con 2.000 camas así como proyectos de industria farmacéutica y biotecnología.

Entre las prioridades del gobierno iraní figuran además la industria del automóvil, la maquinaria agrícola, la industria alimentaria, los bienes de equipo, la maquinaria para la minería o las energías renovables. Por otra parte, las necesidades de inversión en infraestructuras y equipos, especialmente de transporte por carretera, ferroviario o marítimo, generarán también grandes oportunidades a las empresas", ha afirmado.