Las Provincias

Valencia, 30 nov (EFE).- Vicent Garcés, histórico dirigente de Esquerra Socialista del país Valencià (ESPV), no reconoce la autoridad de la gestora que en 2014 nombró una nueva dirección en el seno del PSPV-PSOE y ha pedido la autodisolución de estos dirigentes autonómicos por su "desmedida ambición de poder" y su "probada voluntad destructiva".

En un comunicado, Vicent Garcés ha realizado estas afirmaciones después de que ayer la dirección de Esquerra Socialista pidiera su dimisión de la Ejecutiva Nacional del PSPV-PSOE y la de Andrés Perelló del Comité Federal del PSOE "por no respetar las decisiones de la organización y por suplantar la identidad de esta corriente de opinión".

En la comunicación remitida a EFE se asegura que tanto Vicent Garcés como Andrés Perelló son miembros de ESPV desde hace más de 35 años y durante ese periodo han ejercido diversas "responsabilidades tanto de partido como institucionales", siempre por "decisión democrática de las instancias del PSOE y del PSPV".

Se indica también que en octubre de 2014 se produjo una crisis en el seno de Izquierda Socialista-PSOE que condujo a la "aparición de una Comisión Gestora, sin precedentes ni cobertura en los Estatutos del PSOE. Fue esa Comisión Gestora la que, sin competencias para ello, otorgó el nombre de ESPV a un grupo de militantes del PSPV".

"Este grupo es el que, sin legitimidad democrática de origen, trata de usurpar la noble historia y trayectoria política de la auténtica ESPV a la que, junto a centenares de socialistas de Castellón, Valencia y Alicante, estamos adscritos desde 1980", subraya el comunicado.

Ayer, la dirección de Esquerra Socialista reconocida por el PSPV-PSOE aseguró que Vicent Garcés se había "desvinculado hace ya dos años de Izquierda Socialista, y desde entonces, de manera insistente, desarrolla acciones destinadas a socavar la soberanía e integridad de nuestra corriente de opinión, con falta de respeto a las decisiones tomadas por las asambleas de Izquierda Socialista en todos sus niveles".

Por contra, para Vicent Garcés "solo la desmedida ambición de poder y una probada voluntad destructiva, amparan las falsas acusaciones difundidas por ese grupúsculo tóxico, cuando en realidad la dignidad, la ética y la responsabilidad aconsejan su autodisolución".

En consecuencia, Garcés se considera "coordinador de País y Andrés Perelló es miembro de la Comisión Coordinadora" de Esquerra Socialista, lo que implica no reconocer la autoridad y legitimidad de la decisión adoptada en su día por la gestora de Izquierda Socialista.