Las Provincias

Valencia, 30 nov (EFE).- El pleno de Les Corts Valencianes ha rechazado hoy, por los votos en contra del PSPV, Compromís y Podemos, la enmienda del Partido Popular al proyecto de ley por la función social de la vivienda que pedía devolver el texto al Consell, en la que Ciudadanos se ha abstenido.

El PP ha justificado su enmienda de totalidad en que el proyecto de ley es un "bodrio", además de "inaplicable, ineficaz e incapaz de solucionar los problemas" de las personas, mientras que Ciudadanos ha indicado que es necesaria una ley en esta materia, pero esta tiene "visos de inconstitucionalidad", por lo que puede ser "humo".

Para los socialistas, la enmienda del PP es "ideológica"y "un insulto" a las familias desahuciadas y el "único bodrio" fue la política de vivienda de la exconsellera del PP Isabel Bonig, mientras que hay "razones sociales, fundamentos jurídicos y apoyo popular" para sacar adelante esta norma.

La primera ley que el Consell ha llevado a Les Corts ha sido presentada por la consellera de Vivienda, María José Salvador, quien ha asegurado que marcará "un antes y un después" en las políticas de acceso a la vivienda, y es un "gran avance", al hacer efectivo el derecho subjetivo a una vivienda "asequible, digna y adecuada".

Ha destacado que el texto incluye medidas ante los desahucios, como el alquiler con opción a compra o el alquiler social; contempla la creación de un Registro de viviendas vacías; prevé ayudas públicas al alquiler y contra la pobreza energética, y anuncia sanciones de hasta 30.000 euros por infracciones muy graves.

La diputada del PP Elisa Díaz ha indicado que el Ejecutivo ha tardado año y medio en presentar esta ley, que no se va a poder poner en marcha, porque no tiene el presupuesto necesario para 2017, y sobre la que el Consell Jurídic Consultiu advierte de "su dudosa constitucionalidad", por lo que a su juicio "nace defectuosa".

Además, ha criticado los contratos del Consell para asesorarse sobre esta ley, como uno de 17.800 euros para hacer un estudio previo a la redacción del texto, que según ha dicho se le dio a Maria Dolors Clavel, exdiputada de Iniciativa-Verds en el Parlamento catalán, lo que ha atribuido a "la cuota de Compromís".

Díaz ha asegurado que en España los desahucios están disminuyendo gracias al PP, y que la única autonomía donde aumentan desde que gobierna el actual Consell es en la Comunitat, y ha añadido que esta ley no servirá "para frenar desahucios" y su "inutilidad es de tal calibre" que solo se ha hecho para "salir del paso".

El socialista Rafael Briet ha lamentado la "poca vergüenza" del PP de pedir la retirada de una ley "valiente, ambiciosa, realista" y que será "útil" a la sociedad, cuando su consellera no pagó las ayudas de vivienda y escondió expedientes en los cajones.

Briet ha destacado que los Parlamentos autonómicos tienen capacidad para legislar de forma "complementaria" sobre acciones estatales, y ha considerado que la enmienda popular parte de una interpretación "rancia, inmovilista y desacertada" de la Constitución.

Para la diputada de Ciudadanos María José García, es "fundamental" que haya una ley que responda a las necesidades habitacionales de las familias, pero no pueden apoyar aspectos de este texto que podrían ser declarados inconstitucionales, por lo que ha pedido que se cambien para que la ley no se quede "estancada".

La diputada de Compromís Belén Bachero ha defendido que esta ley aplica el artículo 16 del Estatuto de Autonomía, por el que la Generalitat garantizará el derecho a una vivienda digna, y César Jiménez (Podemos) ha afirmado que la enmienda busca poner "palos en las ruedas" a la ley para sacar "rédito político".

Jiménez ha lamentado además que se haya impedido el acceso a la tribuna de invitados a los miembros de la Plataforma de afectados por la hipoteca con su camiseta identificativa de una lucha por un techo digno.