Las Provincias

Valencia, 30 nov (EFE).- El conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha asegurado hoy que la política del Consell respecto a la tasa turística "ha quedado clara" al no incluirla en la ley de presupuestos para 2017 por considerar que ahora "no es conveniente para el interés general".

Soler ha respondido así en la sesión de control al Consell en Les Corts a la pregunta del concejal del PP Fernando Pastor sobre la política del Gobierno valenciano sobre una tasa turística que ha recibido la "crítica dura y unánime" de un sector que representa el 14 % del PIB y da empleo a más de 250.000 personas.

"Hemos de cuidar al sector entre algodones", ha advertido Soler, porque además de su contribución al PIB y al empleo, "genera riqueza directa e indirecta" pero para ello, ha dicho, "hay que hacer política turística y económica y para eso se necesitan recursos".

Soler ha resaltado que "las empresas turísticas deben ser competitivas en precio y calidad" y para ello, las administraciones tienen que ayudarles con servicios de seguridad, infraestructuras y transporte, sanidad, conservación del patrimonio, recogida de residuos y "persecución de alojamientos ilegales".

"Ahora el Mediterráneo oriental está nervioso pero si las cosas acaban en paz, es posible que el proceso de globalización sea terrible si el sector no ha hecho los deberes en los años de prosperidad", ha agregado.

Ha dicho que la actividad turística exige la asunción del sector público de determinadas externalidades negativas que han de pagar los contribuyentes o han de ser repercutidas a las empresas turísticas.

"Todo tiene sus pro y sus contra, pero un buen político no se queda sin hacer nada como ustedes -PP- sino que habla con el sector para lograr un futuro sostenible y para eso se necesitan recursos y eso es lo que queremos ver cómo se tiene que hacer", ha asegurado.

Pastor ha reprochado que mientras el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, "se esfuerza en criticar" la tasa turística y "desmentir" a Soler sobre su conveniencia, el conseller "loa y alaba sus virtudes" y ha asegurado que los 30 ó 40 millones de recaudación previsto "no compensan la afección al sector".