Las Provincias

Castellón, 30 nov (EFE).- El Ayuntamiento de Castellón ha llegado a un acuerdo con el Obispado de Segorbe-Castelló para que sea la institución religiosa la que incluya, dentro de su personal, al cura responsable de la basílica del Lledó, que a partir del 1 de enero dejará de formar parte de la plantilla del Ayuntamiento.

Según han informado fuentes municipales, el Ayuntamiento se compromete no obstante a abonar los gastos de mantenimiento necesarios para el templo religioso, "tal como se había hecho hasta ahora".

El concejal de Ermitas, Enric Porcar, ha puntualizado que el Ayuntamiento, "como siempre, respetará y garantizará la función de la basílica, que es la del culto religioso".

Según el edil, "desde el equipo de Gobierno entendemos que, del mismo modo que corresponde al Ayuntamiento el gasto para mantener y mejorar el templo, creemos que el personal debe de ir a cargo del Obispado porque consideramos anacrónico mantener como miembro de la plantilla del consistorio al cura".

Porcar ha recordado que hace unos años, en el anterior gobierno, ya se suprimió la otra figura religiosa que dependía del personal del Consistorio, la del cura del cementerio.

El concejal de Ermitas también ha asegurado que el Ayuntamiento continuará haciéndose cargo "de cualquier obra o mejora necesaria en el templo, como en cualquier edificio municipal".

Ha recordado que de cara a 2017 hay una partida para rehabilitar la casa prioral, actualmente muy deteriorada, que asciende a 60.000 euros.

Porcar ha manifestado finalmente el respeto a la tarea que desarrolla el actual prior y ha explicado que "este era un paso necesario para garantizar la aconfesionalidad del Ayuntamiento".