Las Provincias

Valencia, 29 nov (EFE).- Representantes de países donde se aplica el sistema de retorno de envases (SDDR) que la Conselleria de Agricultura quiere aplicar en la Comunitat Valenciana han defendido los beneficios de este modelo en una jornada sobre gestión de residuos, han informado fuentes de la Conselleria de Agricultura.

En la jornada 'Tornar el casc 2.0. La gestió dels residus en el segle XXI' organizada por la Generalitat e inaugurada por el presidente Ximo Puig, se han expuesto los casos de Alemania, Australia, Canadá, Estados Unidos, Estonia y Lituania a partir de la implantación y funcionamiento de este sistema.

En Lituania, el presidente de la junta directiva del sistema USEU, Saulius Galadauskas, ha señalado que el sistema se ha iniciado este año, se aplica un recargo de 0,10 céntimos por envase y se ha creado una sociedad pública (Uztato Sistema Administratorius) sin ánimo de lucro que se encarga de gestionar el nuevo sistema.

Se prevé un 73 % de envases recuperados este año y ha servido para crear 100 empleos directos y 1.000 indirectos.

El sistema de depósito estonio tiene un efecto positivo sobre el empleo, la responsabilidad social y la imagen pública que proyectan las empresas participantes, según el director general del sistema, Rauno Raal, ha informado la Conselleria de Agricultura.

En Estonia funciona con la implicación de la Asociación de Productores de Refrescos, la Asociación de Importadores de Refrescos y Cerveza, la Asociación Estonia de Cerveceros y la Asociación Estonia de Minoristas, con un depósito de 10 céntimos, que alcanza una efectividad de recuperación del 70 % en latas, 87 % en vidrio y 90 % en pet.

La directora de Reloop, Clarisa Morawski, ha detallado el funcionamiento del SDDR en Canadá, donde se aplica en 12 de sus 13 regiones desde hace 15 años, con una efectividad de recuperación que supera el 70 % y llega al 90 %, doblando el rendimiento frente al sistema del punto verde. Además, Morawski ha solicitado que las grandes empresas también se unan a este sistema por su eficacia.

A través de un vídeo, Susan Collins, presidenta del Container Recycling Institute de Estados Unidos, ha expuesto que en su país se aplica en 10 de los 50 estados, que representan el 30 % de la población (alrededor de 100 millones de personas), con unos incentivos de 5 y 10 centavos, y alcanza tasas de recuperación de hasta el 90 %.

El exministro de Medio Ambiente alemán Jürgen Trittin ha afirmado en un vídeo grabado que el SDDR genera más posibilidades, más empleo y diversidad, y que Alemania ha reducido la presencia de basura en los bosques, los parques y las cunetas.

El caso australiano parte de 45 grupos medioambientales a través del movimiento comunitario, con implantación actualmente en los estados de Queensland y Nueva Gales del Sur.

Hace hincapié en los problemas de residuos plásticos marinos que, a modo de micropartículas, entran en la cadena alimentaria a través del pescado, y se ha concretado que el SDDR reduce el 30 % del plástico que acaba en el océano Índico.

En la jornada se ha explicado el procedimiento de la cadena de supermercados Lidl, donde las botellas usadas se recoge en una máquina, se envían a una planta de prensado y después a una empresa que las clasifica y convierte en la materia prima para convertirlas en una botella nueva. Con ello se consigue hasta un 66 % de ahorro en materia prima y un promedio de 55 % de contenido reciclado.