Las Provincias

Alicante, 29 nov (EFE).- La Asociación de Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (Ahsa) ha pedido que se restaure el litoral del saladar de Aguamarga y que se impidan las acampadas y el acceso de vehículos a las dunas de este enclave, situado en el término municipal de la capital alicantina.

La entidad conservacionista ha formulado esa demanda en sendos escritos presentados al Ayuntamiento de Alicante y a la Dirección Provincial de Costas.

Según Ahsa, el frente litoral del saladar de Aguamarga es "uno de los escasos tramos de costa del término municipal de Alicante que se encuentra libre de edificaciones o infraestructuras".

"Todavía conserva reductos con la vegetación característica de las dunas litorales mediterráneas, ecosistemas de gran interés por las especies tanto botánicas como faunísticas que albergan" y que, sin embargo, "se hallan en grave regresión por el impacto de la intensa urbanización sufrida en la costa", ha asegurado el colectivo en una nota de prensa.

Sostiene que, "además, estos terrenos forman parte del Dominio Público Marítimo-Terrestre, por lo que la circulación y estacionamiento de vehículos a motor esta prohibido".

A pesar de que "esta limitación está debidamente señalizada a través de las correspondientes placas", Ahsa ha denunciado "la presencia habitual de coches sobre las dunas, con el consiguiente impacto para la vegetación de este medio natural".

Ha recordado que, en la zona de servidumbre del Dominio Público Marítimo-Terrestre de ese sector, "hay habilitados aparcamientos para turismos" y que está prohibida "la acampada, así como el estacionamiento de autocaravanas", una "limitación debidamente señalizada con las correspondientes indicaciones".

"Pese a ello, desde hace meses es constante la presencia de vehículos de este tipo acampando en los mencionados aparcamientos", según Ahsa.

Esta situación, ha afirmado la entidad, "ha aumentado el problema de vertido de residuos en el cercano saladar de Aguamarga, donde son depositadas las basuras generadas por las personas que viven en estas caravanas, problemática que agrava aún mas la degradación que sufre este espacio natural.

El grupo conservacionista ha considerado que estos hechos se producen por "la inexistencia de barreras físicas, como vallas o cadenas, que impidan la entrada de vehículos a estas zonas protegidas y por la permisividad de las autoridades competentes".

En sendos escritos presentados ante el Ayuntamiento de Alicante y a la Dirección Provincial de Costas, Ahsa ha solicitado que "se den las ordenes oportunas para sancionar" esas presuntas "infracciones".

También ha demandado que "Costas, con la colaboración del Ayuntamiento, redacte y ejecute un plan de restauración y reordenamiento de esta fachada litoral, con el fin de que se instalen barreras físicas para garantizar su protección frente al acceso de vehículos a las dunas y la acampada en los aparcamientos habilitados".

Igualmente, ha pedido que "se contemple la restauración de la cubierta vegetal en los sectores mas deteriorados de este paraje".

Por otra parte, Ahsa ha manifestado que está "sorprendida" por "el abandono y desinterés" que, a su juicio, ha "mostrado" el consistorio en "la conservación de esta zona del litoral alicantino".