Las Provincias

Vila-real , 29 nov .- El entrenador del Villarreal, Fran Escribá, ha manifestado hoy que su equipo está "bien" pese a los últimos "malos resultados" y que de cara al partido de mañana ante el Toledo quieren evitar ser "la sorpresa de la Copa".

"Los resultados últimos son malos, pero estamos convencidos de que el trabajo es bueno. Falta enlazar dos resultados buenos para coger confianza. No estuvimos tan mal, faltó acierto. Falta volver a la seguridad defensiva de antes", ha apuntado Escribá en rueda de prensa.

El entrenador valenciano ha indicado que en una eliminatoria a dos partidos "puede pasar de todo", además de considerar que un emparejamiento "exigente" y que "históricamente siempre ha habido alguna sorpresa y nosotros no queremos ser esa sorpresa".

Escribá asegura que no ha visto relajación en sus jugadores y ha indicado que si hubieran aprovechado la primera ocasión de la que dispusieron ante el Alavés se estaría hablando de que entraron bien al partido.

"La primera parte del otro día -Alavés- no fue buena, pero después el equipo hizo todo para remontar y se dejó todo hasta el 90", ha indicado Escribá, quien cree que, en líneas generales, el bajón del equipo se debe a que reciben más goles de lo normal y a un descenso de la eficacia de ataque.

Del Toledo ha apuntado que lleva varios años cerca de subir a Segunda A y que es un equipo que "juega bien al fútbol". "El campo no está bien, pero hay que adaptarse. Aunque seamos favoritos deberemos estar muy alerta, ya que si nos descuidamos nos pueden hacer daño. Si estamos al 90% lo pasaremos mal, ellos van a salir al 110%", ha analizado.

"Es un equipo con muchísima variante táctica. Cambian de sistema de partido a partido o incluso dentro del mismo partido. Presionan muy arriba y con buenos delanteros de velocidad, bandas con mucho recorrido y laterales como interiores largos. Los equipos de Onésimo siempre intentan jugar bien", ha explicado del contrario.

Ha anunciado que habrá cambios en la alineación y que los jueguen mañana serán los que lo están haciendo en la Liga Europa, si bien se ha apresurado a asegurar que no han previsto un planteamiento inferior por ser un equipo de Segunda B.

"Para llegar lejos en la Copa debemos pasar este tipo de eliminatorias, que son más difíciles de lo que la gente cree. Si no pensamos que son dos finales no tendremos continuidad en la Copa", ha agregado.

Escribá también ha comentado que un mal partido del Villarreal se va a "magnificar" porque se espera una victoria fácil, aunque ha añadido que él no la espero. "No veo tanta diferencia como para pensar que podemos sentenciar la eliminatoria allí", ha dicho.

Respecto al hecho de que el Toledo llegue de perder 0-6, ha indicado que no puede tomarse como referente, ya que considera que ese resultado "estuvo condicionado por una expulsión ante un rival, el Albacete, que es otro aspirante al ascenso".

"Además, ellos van a separar mentalmente esa derrota como lo haremos nosotros. No pensaremos que venimos de unos partidos malos. No es poner la venda antes de la herida", ha apuntado.

Para Escribá el partido de mañana no es una examen para los futbolistas que no juegan en Liga, sino que se trata de una "gestión de esfuerzo.

"Algunos jugadores necesitan descansar e incluso no viajarán. Exigencia competitiva, pero no de examen diario. Pongo gente que está entrenando bien, ya que si no es así no les doy ningún minuto. Conmigo se examinan todos los días", ha asegurado.