Las Provincias

Valencia, 29 nov (EFE).- La consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, ha exigido hoy al Gobierno central y al nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que "apuesten claramente por el Corredor Mediterráneo y no lo releguen a una posición de segunda".

Salvador se ha mostrado favorable a consensuar con el ministerio un Plan Nacional de Infraestructuras, siempre y cuando se dé prioridad al Corredor Mediterráneo en todos sus ámbitos, según ha manifestado en el acto de clausura de "El Congreso del Corredor Mediterráneo. Un espacio común entre regiones", celebrado en la Universitat Politécnica de València, informa la Generalitat en un comunicado.

"No vamos a pedir imposibles, tampoco planteamos demandas irracionales, sino algo que en la Unión Europea tienen muy claro y que cualquier análisis objetivo respalda en beneficio no sólo de la Comunitat Valenciana, sino también de España y de toda Europa", ha señalado la consellera.

Ha recalcado que la Generalitat apuesta por "consensuar un Plan Nacional de Infraestructuras que tenga como prioridad el Corredor Mediterráneo, y donde se dé una fecha para que exista una conexión en alta velocidad y ancho estándar entre Castelló, Valencia, Alicante y Murcia".

Reclama además la finalización de las obras entre Castellbisbal y Tarragona y el inicio de los trabajos entre Tarragona y Castelló, y ha añadido que el Ministerio debe adoptar "un compromiso claro para ejecutar el túnel pasante de Valencia y finalizar las actuaciones en las redes arteriales ferroviarias de Valencia y Alicante".

Pide también acometer los nuevos accesos ferroviarios de los puertos de Castelló y Sagunt; y comenzar las actuaciones de construcción de una nueva plataforma ferroviaria en aquellos tramos con mayores problemas de saturación, como entre Castelló y Valencia.

Salvador ha considerado que el ministerio no puede escudarse en motivos económico-presupuestarios, porque "otras líneas de ancho ferroviario estándar y alta velocidad no tienen estas restricciones desde el punto de vista de la inversión", y "tampoco pueden alegar motivos técnicos, porque los proyectos que faltan por ejecutar están aprobados e incluso adjudicados".

A juicio de la consellera, "es un problema de voluntad política y de establecimiento de prioridades", y ha pedido que se supere la concepción radial de las infraestructuras, "propia de tiempos centralistas, y claramente ineficientes desde el punto de vista económico y social".

En su apuesta por un nuevo modelo productivo en la Comunitat, Salvador ha asegurado que éste debe fundamentarse en una serie de infraestructuras estratégicas, entre las que destaca el Corredor Mediterráneo, tanto en su vertiente ferroviaria como en la vertiente viaria: la autopista AP-7 libre de peaje.