Las Provincias

Alicante, 29 nov (EFE).- La Junta de Gobierno Local de Alicante ha aprobado la segunda modificación del contrato del servicio de limpieza viaria y recogida de basuras, lo que supondrá un ahorro para las arcas municipales de 1,6 millones de euros al año y la implantación de un quinto contenedor marrón para residuos orgánicos.

Así lo ha anunciado hoy, en rueda de prensa, el concejal de Medio Ambiente, Víctor Domínguez, quien ha recordado que la primera modificación del expediente se produjo en noviembre de 2014 e incluyó la implantación de un cuarto turno en la planta de residuos de Fontcalent.

Con los cambios aprobados hoy, se elimina ese turno y se establece como volumen máximo de tratamiento de residuos de la planta 184.000 toneladas, de las cuales únicamente 45.000 podrán proceder de otros municipios que no sean Alicante.

También se incrementa el precio que deberán pagar esas localidades por tonelada, situándose en los 60,74 euros por tonelada que envíen.

La modificación de hoy también contempla cambios en la eliminación de 24.000 toneladas anuales de rechazo que, hasta ahora, se destinaban a la producción de CDRs (combustible procedente de residuos), para lo cual se quemaban y se abonaba al contratista 19,13 euros por tonelada.

Desde hoy se derivarán al vertedero para su tratamiento correspondiente, lo que implica un ahorro total para el ayuntamiento de 240.700 euros anuales, según Domínguez.

La recogida de residuos en la ciudad también sufre modificaciones, pues el contrato contempla ahora, de forma oficial, la instalación, en el primer trimestre de 2017, de un quinto contenedor, de color marrón, para la basura de origen orgánico.

Según ha concretado el edil, el proyecto arrancará con un periodo de prueba a través de vecinos que se presenten voluntarios, a los que se otorgará una tarjeta para poder abrir el citado contenedor.

El objetivo del gobierno municipal es que para finales del próximo año se implante de manera obligatoria en un barrio de la ciudad, mientras que la extensión al resto se completará durante los dos años siguientes, 2018 y 2019.

Esta medida pretende poner fin a los residuos impropios de los contenedores, ya que, en la actualidad, cerca del 60 por ciento de las basuras depositadas en los grises no pertenece a restos u orgánicos. Ello contribuirá también, según Domínguez, a alargar la vida útil de la planta de residuos de Fontcalent.

Además, se ha conseguido la reestructuración de la limpieza viaria, con un aumento de barridos y baldeos en diferentes barrios de la urbe, como Carolinas, Los Ángeles o Gran Vía, entre otros.

Éstos pasarán de tres a seis barridos semanales, mientras que los que se mantienen en los tres que contemplaba el contrato desde su firma en 2013 tendrán un refuerzo del servicio cuando sea preciso.

Domínguez ha explicado que los criterios para la elección de los barrios en los que se incrementa el servicio (y por el que dispondrán de un baldeo cada 45 días en lugar de cada 60 u 80 como hasta ahora) se han basado en la densidad de población y en el número de incidencias registradas.

La modificación aprobada hoy ha corregido un error material en el contrato, derivado de la primera modificación, por el cual el consistorio estaba pagando 43.000 euros más de lo que debía.

El contrato de este servicio tiene vigencia hasta 2021 (y la opción de ser prorrogado dos veces por un periodo de dos años cada una) y se firmó bajo el mandato de la exalcadesa Sonia Castedo (PP) por un plazo de ocho años y un precio total de más de 280 millones de euros.