Las Provincias

Valencia, 19 oct (EFE).- El concejal de Cooperación al Desarrollo y Migración de Valencia, Roberto Jaramillo, ha asegurado que la situación del CIE de Aluche, donde medio centenar de internos han protagonizado un motín para protestar por sus condiciones, "no es diferente" a la del centro de extranjeros de Zapadores.

Jaramillo ha señalado que no se pueden poner soluciones puntuales a una "situación de vulneración grave de los derechos humanos" y ha incidido en que las continuas campañas de fumigación de chinches y otros insectos en el CIE de Zapadores "no soluciona el verdadero problema de salubridad que sufren las personas internas".

"Estas campañas son recurrentes desde 2014 y se han revelado claramente insuficientes. Además, delatan la situación insostenible que se vive en el recinto, donde tampoco hay agua caliente en las duchas y no se presta el servicio de traducción a los internos, lo cual vulnera el derecho de asistencia jurídica. Por estas razones pedimos el cierre definitivo de las instalaciones", ha agregado.

Según ha indicado en un comunicado, la situación vivida esta madrugada en el CIE de Aluche (Madrid), "revela las lamentables condiciones con que malviven los internos", lo que, a su juicio, "no es un caso aislado, no es en absoluto diferente de la que se está produciendo en el centro de Zapadores de Valencia".

Jaramillo ha recordado, en sintonía con la plataforma CIE No, que desde el pasado 5 de octubre las instalaciones de la calle de Zapadores se encuentran cerradas porque se está fumigando para acabar con la plaga de chinches, garrapatas y otros insectos infecciosos.

Ello, en su opinión, "muestra las condiciones penosas en que están malviviendo las personas internas, recluidas en un tipo de prisión sin que hayan cometido ningún delito".

Por ello, ha instado al Juzgado número 3 de Valencia a actuar y cerrar el CIE, atendiendo la demanda que interpuso la plataforma CIE No el pasado 16 de agosto, porque "como estamos viendo, en su interior se produce una constante vulneración de los derechos a la salud, la dignidad y la integridad de las personas internas".

Jaramillo ha denunciado "la opacidad absoluta con la que desde el Gobierno central se están gestionando estos centros de internamiento" porque, como ha explicado, han impedido al ayuntamiento a hacer la inspección municipal.

Ha recordado que cuando una delegación municipal, encabezada por el alcalde, Joan Ribó, visitó el CIE de Zapadores, los internos les mostraron "las picaduras de chinches que sufrían y que, entre otros efectos, producen dolor, insomnio y ansiedad".